Feria de San Isidro

Leonardo se eleva con 'Sol'

Trigésima de feria. El rejoneador extremeño abre su segunda Puerta Grande en San Isidro tras dos buenas actuaciones. Lea corta una oreja en su confirmación.

El rejoneador Leonardo Hernández a su salida a hombros de la monumental de Las Ventas.

El rejoneador Leonardo Hernández a su salida a hombros de la monumental de Las Ventas. EFE

  1. Feria de San Isidro
  2. Corridas toros
  3. Plaza de toros de las Ventas

La ceremonia de alternativa de Lea Vicens tuvo algo de recreo veraniego, una ilusión cálida mecida por la templada brisa que recorre Madrid en junio: la hamaca en el fragor de San Isidro. Los dos jinetes buscaron a la amazona, enlazadas las cabalgaduras, cerrado el acto con un beso como puente entre estribos. Dudas en los caballos al encontrarse, como un juego en mitad de la siesta que no termina de concretarse. Hermoso de Mendoza le cedió a la rejoneadora francesa el rejón y en los labios de Leonardo se leyó "suerte". La gente aplaudía en mate, centrada toda la acción en los tres montados envueltos por la neblina desde la que partió el primer toro. Volvió la realidad con el galope murube.

Ahí fue superior Leonardo Hernández, que supo aprovechar las cualidades de su lote para abrir una nueva Puerta Grande en Madrid. Se pierden las cuentas: los rejoneadores en Las Ventas son como el Real Madrid a caballo. Se acopló el extremeño con el quinto. Un solitario rejón dejó cruda la acometida franca. El galope a dos pistas la lanzó. Salió 'Sol' para pararla.

El caballo albino jugaba con los apoyos de las manos, metiéndose bajo la sombra de los pitones en plena carrera. Surgió la ligazón. La 'muleta' puesta delante siempre. La rueda de centauro y toro se elevaba sobre el público, fascinado. Caían las banderillas mientras 'Sol' se gustaba. La dirección de Leonardo lo llevó a recortar por dentro, aguantando el pitonazo a la barriga, toreando con el cuello. Qué torero 'Sol'. Muy centrado Leonardo. 'Xarope' conquistó la cima. Encima de él se arrebata el caballista, lanzándose desde la montura para hacer el teléfono, clavando al encuentro también. Las cabriolas pusieron las dos orejas en bandeja. Pero falló con los aceros. A la tercera el rejón viajó recto y se clavó entero. Aun así la febril petición trepó hasta al palco. El presidente tuvo que aguantar el griterío que pedía la segunda como posesos mientras el banderillero se recreaba en el arte de arrancar el apéndice auricular a una res. Las mulillas se lo tomaron también con calma. Confirmaba Leonardo otra salida hombros esta feria.

La primera piedra del nuevo triunfo la puso con 'Olé'. El tercer bohórquez fue más soso y se paró. No le importó a Leonardo, que en una baldosa quebró. Hubo ritmo en toda la faena. Levantó la persiana de 'Quejío' y se coló hasta el fondo con 'Xarope', logrando una buena conjunción lanzado sobre los tendidos. Las cortas al violín tuvieron la eficacia deseada y con 'Estoque' aseguró el primer trofeo al clavar un rejón entero. El descabello no enfrío los ánimos.

Lea consiguió el suyo en el descuento. El sexto no quiso cuentas con el caballo. Buscó la salida, desentendido de la amazona. La gente lo quería devolver. El palco resistió con pedagogía. No se puede devolver a un manso, público de rejones. Poco a poco Lea consiguió meterse en su terreno. La gente tornó la ira en alegría, volcándose sobre la actuación ligera y desenfadada de la francesa. Las banderillas llegaron a cuentagotas cuando encontraba toro, perdido en su pacifismo. Con 'Bazuka' dejó un rejón traserísimo en los blandos. Cayó rodado el murube como el entusiasmo de los 24.000. Alzó Lea la oreja con una amplia sonrisa.

No lo hizo con el primero, el mejor de la tarde, un gran toro de Fermín Bohórquez, con un son y temple extraordinarios. Su actuación tuvo detalles buenos como el galope a dos pistas de 'Bético'. Fue conservadora con el rejón. Las primeras banderillas cuarteando y al violín agarraron aire. Luego sí clavó. Desparpajo a lomos de 'Desafío'. Los embroques fueron leves. Las piruetas de 'Jazmín' dieron color. No quebró el rejón definitivo. La vuelta al ruedo zarpó sin la mercancía de la oreja aunque hubo cierta petición.

Hermoso de Mendoza no termino de redondear. Alcanzó cotas muy altas con 'Berlín' en su primera actuación, con un intercambio de terrenos orquestados por la grupa, paso a paso, lidiando por dentro, saltando de tercio a tercio con el ritmo de la hermosina. Metió los cascos de 'Beluga' bajo el hocico. No conectó sin embargo cuando se paró el toro. El par a dos manos remontó los ánimos. Como en el cuarto, no estuvo acertado en la suerte suprema. Eso emborronó una actuación sólida sin llegar a transcender del todo. Hubo limpieza y colocación con 'Donateli'. Una pirueta en la cara surgió exuberante en el conjunto.

FERMÍN BOHÓRQUEZ/ Pablo Hermoso de Mendoza, Leonardo Hernández y Lea Vicens

Monumental de las Ventas. Sábado, 5 de junio de 2016. Trigésima de feria. No hay billetes. Toros de Fermín Bohórquez, un buen 1º templado, un noble 2º, el soso 3º se paró, un 4º que se dejó, galopó el 5º, 6º manso.

Hermoso de Mendoza, medio rejonazo, tres pinchazos y dos descabellos (silencio). En el cuarto, pinchazo, medio rejonazo y rejón trasero y caído (ovación).

Leonardo Hernández, rejón entero y un descabello (oreja). En el quinto, medio rejonazo, pinchazo y rejón entero (oreja). Salió a hombros.

Lea Vicens, rejonazo entero sin quebrar (vuelta al ruedo). En el sexto, rejonazo traserísimo en los blandos (oreja).