Villancicos

Cómo los Gemeliers acabaron con los villancicos

¿No lo escuchan? Está justo al otro lado de su puerta, palpitando obsesivamente. Su pulso es el de aquel corazón de Edgar Allan Poe. El del latido...
Manuel de Lorenzo