Un ventilador frente a un castillo de cartas a punto de ser derribado (o no).

Un ventilador frente a un castillo de cartas a punto de ser derribado (o no). Florent Porta

La Jungla

El corto más absurdo de la historia, una oda a la satisfacción por lo inesperado

En la jungla. Lo lógico no tiene nada que ver con lo que ocurre en esta descabellada creación audiovisual.

J.A.G.

Un globo cayendo sobre un cactus, un vaso precipitándose hasta el suelo o una tostada repleta de mermelada a punto de hacer cumplir una vez más la maldita Ley de Murphy. En el mundo real, lo normal sería que el globo se pinchase, que el vaso estallase y que la tostada cayese sobre el lado de la mermelada. Sin embargo, la vida -y la ficción- te da sorpresas. O eso quieren hacernos creer.

Florent Porta, un diseñador gráfico y editor de Groningen (Holanda), ha creado 'Preposterous' (absurdo o descabellado, en inglés) un corto animado en el que plantea ésta y otras situaciones. En él, recopila toda una serie de hechos y anécdotas en las que lo contrario a lo lógico puede llegar a cumplirse.

Así, bajo una música que suena a puro entretenimiento, uno asiste a un festival de lo inverosímil en el que el globo acaba haciendo estallar el cáctus, el vaso destroza el suelo y la rebanada de pan con mermelada de fresa acaba cayendo al suelo por el lado no untado. Increíble, pero cierto.

La cosa no acaba aquí: púas que se doblan y se recomponen tras ser golpeadas por un martillo, bolas de bolos que son lanzadas y se desinflan, o ventiladores que en lugar de derribar castillos de cartas acaban yéndose marcha atrás debido a la acción de sus aspas.

Absurdo, ¿verdad? Bajo toda la parafernalia audiovisual de Porta subyace un mensaje sobre la satisfacción por lo inesperado, lo sorprendente o lo casual. Curiosamente, el vídeo de este holandés sale a la luz tras 'Unsatisfying' (insatisfacción), una de las creaciones más vistas en las últimas semanas en internet y de la que dimos buena cuenta la semana pasada en este mismo periódico.

La inquietante obra creada por el estudio francés Parallel abordaba la frustración a partir de situaciones habituales que todos hemos vivido: que se quede atrapada una lata de Coca Cola en una máquina expendedora, que tu ordenador se quede a vivir para siempre en el "Downloading... 99%" o que una púa se doble a la hora de clavarla de un martillazo.

Tanto el clavo como la mermelada, curiosamente, son protagonistas en ambos cortos, aunque desde perspectivas opuestas. Dos visiones de la realidad -y la ficción- que hablan de ese abismo que separa a los optimistas de los pesimistas.