Tráfico

El patinazo borrado del Ayuntamiento de Madrid con el protocolo por contaminación

En la jungla. Un intento de rebajar la tensión con los conductores madrileños a tenor de las restricciones termina en desastre.

El tuit borrado y el gif que lo acompañaba.

El tuit borrado y el gif que lo acompañaba. @MADRID / Giphy

  1. Tráfico
  2. Ayuntamiento de Madrid
  3. Contaminación
  4. Conductores

La pesadilla ha vuelto para los habitantes de la capital, preocupados tanto por su salud como por cómo van a poder desplazarse por la ciudad y acudir al trabajo. El lunes se aplicó la primera fase del protocolo por alta concentración de dióxido de nitrógeno (NO2), limitando la velocidad en el anillo de la M-30 y prohibiendo aparcar en la zona de Estacionamiento Regulado. Todo indicaba que el miércoles, a la vuelta del puente de Todos los Santos, sería el turno de la fase 3: por primera vez, la mitad de los coches de Madrid tendrían prohibido circular por el centro. 

Las condiciones de incertidumbre y suspense que ya indignaron a los madrileños el año pasado se han reproducido. El Ayuntamiento espera a las mediciones que se realizan en la tarde-noche y retrasan el anuncio del nivel de protocolo aplicado al día siguiente a última hora. Los usuarios de automóvil reprochan al consistorio que no les de tiempo a prepararse, una circunstancia a la que hay que sumar el regreso vacacional y la inédita medida barajada, la de que sólo pudieran circular por el interior de la ciudad los coches convencionales con matrícula par.

La ingrata tarea de dar la cara ante los automovilistas preocupados recayó en la cuenta oficial de Twitter del Ayuntamiento. Pese a ser festivo, respondió a las preguntas de los usuarios y remitió a la guía explicativa por el protocolo. Por momentos los community managers dejaron entrever tensión y frustración ante la avalancha de reproches que les llegaban.

Quizás para aliviar el ambiente enrarecido, decidieron abordar el tema más polémico con humor. Ante la pregunta reiterada de cuándo se sabría si el protocolo de nivel tres sería activado - la hora original prevista era pasada la medianoche - tiraron de retranca: "La pregunta top sobre el protocolo de contaminación es a qué hora diremos si se activa. Nos encantaría saberlo pero...". Al tuit le acompañaba un gif mostrando al músico Frank Ocean mirando impaciente el reloj mientras a su espalda baila una alegre chavalada. 

via GIPHY

Si la intención era rebajar la tensión, obtuvo el efecto contrario: los usuarios interpretaban que el Ayuntamiento se burlaba de su preocupación. Las respuestas fueron airadas: en cuestión de minutos, el tuit desaparecía, pero no antes de que se hicieran capturas que dan fe del patinazo.

No era la primera vez que la cuenta del Ayuntamiento abordaba con humor juvenil esta crisis. La anterior ocasión, al ocurrir en festivo, había pasado más de puntillas.

Finalmente la solución se adelantaba a las once y media: el descenso de tráfico ligado al festivo permitía levantar completamente el protocolo el miércoles. La semana, sin embargo, no traerá lluvias hasta el fin del semana, única tregua a la polución, y los madrileños siguen en ascuas: la incertidumbre se seguirá produciendo en las próximas noches, agravada por problemas como la insuficiencia del servidor que aloja la página de información y el mal funcionamiento de la App lanzada por el consistorio a ese efecto. 

El festivo ha salvado a Madrid del peor de los escenarios contemplados por el protocolo, que se activaría tras tres días seguidos sin descenso de los NOX. Al paquete de medidas se añadiría un par más: la restricción para la mitad de los vehículos será a lo largo de la M-30, y no sólo en el interior; y la recomendación a los taxistas de no circular se convertirá en obligación. El Ayuntamiento recomienda el transporte público, pero no garantiza medidas adicionales, lo que ya condujo a la debacle del Día sin coches.

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, ha reprochado la incertidumbre al Ayuntamiento de Madrid desde su cuenta de Twitter. Mientras, otros tuiteros han preferido tomárselo con humor.