Ataque en Dallas

Por qué Facebook permitió retransmitir la muerte de un hombre en directo

En la jungla. Mark Zuckerberg justifica mantener el vídeo de la muerte a tiros de Philando Castile por su significado social.

Philando Castile murió en directo en Facebook.

Philando Castile murió en directo en Facebook.

  1. Ataque en Dallas
  2. Abusos policiales
  3. Facebook
  4. Dallas
  5. Mark Zuckerberg

La marcha por los derechos civiles que fue trágicamente truncada por un tiroteo en Dallas venía espoleada por la muerte de dos ciudadanos negros a manos de la Policía, Alton Sterling en Baton Rouge (Louisiana) y Philando Castile en Saint Paul, Minnesota. Ambos incidentes fueron grabados en vídeos que circularon rápidamente en la Red y provocaron un vuelco de ambos casos en un fenómeno conocido como efecto Youtube

Al igual que en abusos de fuerza policial como el que llevó a la muerte a William Scott en Carolina del Sur, los vídeos grabados por móviles de testigos ponen en entredicho las versiones de los agentes e inflaman la indignación de la comunidad negra. La difusión de la muerte de Castile, sin embargo, fue un paso más allá: fue retransmitida en directo por su pareja, Lavish 'Diamond' Reynolds.

Segundos antes de que comenzara la retransmisión, Castile había recibido un disparo por parte de los policías que habían dado el alto al coche en el que viajaban. Reynolds lo graba ensangrentando y herido de bala. El hombre había prevenido a los agentes de que llevaba un arma, para la que tenía permiso, y había abierto la guantera para sacar su carnet de identidad. Los agentes malinterpretaron el gesto y abrieron fuego. La mujer tomó el móvil y empezó a contar al mundo a través de la red social lo que estaba ocurriendo.

El vídeo, extremadamente angustioso, ha sido visto ya cinco millones de veces. El agente que ha disparado encañona a Reynolds por la ventanilla. Castile se queda inerte. "Por favor, no me diga eso, no me diga que mi novio ha muerto" dice Reynolds perdiendo lentamente la calma. "No me diga eso agente, usted le ha metido cuatro tiros en el cuerpo". Fuera del coche varios policías la esperan. Reynolds pregunta por su hija, que viajaba detrás. El móvil sale volando, pero escuchamos sus gritos de dolor.

Las políticas de moderación de contenido que puede herir la sensibilidad son estrictas en Facebook. Originalmente, las imágenes de violencia hubieran terminado censuradas unilateralmente por la red social. La política era similar a la que todavía sigue con la sexualidad: quienes suben imágenes de desnudez y son denunciados al servicio de moderación se arriesgan a encontrarse con su perfil suspendido antes siquiera de poder justificarlos por motivos artísticos o sanitarios. Una divertida campaña argentina, por ejemplo, usaba 'tetas de hombre' para concienciar sobre el cáncer de mama al no poder mostrar pechos de mujer.

¿Por qué pudo mostrar Reynolds la muerte de Castile sin interrupciones? Existen mecanismos de censura en Facebook de los directos, como en cualquier otro contenido. Pero para que los moderadores de la red actúen deben recibir primero el aviso por parte de otros usuarios de que lo que están viendo es inapropiado. Esas denuncias aparentemente no ocurrieron durante la retransmisión. 

Además, la red social ha cambiado de estrategia con respecto a los contenidos violentos cuando tienen un significado social. En el caso del vídeo de la muerte de Walter Scott, que primero fue difundido en Youtube, Facebook optó por no vetarlo, pero lo modificó para incluir un aviso de que el contenido podía herir la sensibilidad. Eso es precisamente lo que ocurrió con el vídeo de Lavish Reynolds una vez grabado: estuvo offline unos minutos en los que algunos clamaron censura, pero regresó con el aviso incorporado.

El propio Mark Zuckerberg ha justificado el mantener el vídeo desde su cuenta personal junto con sus condolencias a la familia. "Las imágenes que hemos visto esta semana son duras y descorazonadoras, e ilustran el miedo con el que millones de personas vivien cada día en nuestra comunidad. Aunque espero no tener que volver a ver nunca un vídeo como el de Diamond, nos recuerda por qué es tan importante unirnos para contruir un mundo más abierto y conectado - y cuán lejos tenemos que llegar todavía".

Las palabras de Zuckerberg señalan una de sus obsesiones: la de transformar su red social en un instrumento de formación de opinión tan influyente en asuntos sociales como los medios tradicionales. Ese proyecto le habría lleva a 'trampear' sus propias reglas.

Hace dos meses antiguos empleados de la red social denunciaban que se había manipulado el módulo de trending - inexistente en la versión en español - que indica qué es noticia y qué no. Según afirmaron, la dirección ordenó impulsar el movimiento contra la violencia policial Black lives matter que, de no haber recibido un empujón artificial, no habría logrado un alcance tan significativo.