Twitter

"#ElMaridoDeSusanaDiaz desayuna los bordes de las pizzas"

En la jungla. La Red se llena de chistes después de que la presidenta andaluza declarara que "se casó con un tieso".

Susana Díaz, de compras como una española más

Susana Díaz, de compras como una española más

  1. Twitter
  2. Susana Díaz
  3. PSOE
  4. Andalucía
  5. Caso ERE

"Me he casado con un tieso, sí y qué pasa". La frase que pronunció Susana Díaz al calor del enfrentamiento dialéctico con la portavoz del PP Teresa Ruiz Sillero en la comisión de investigación sobre los fondos de formación en el Parlamento andaluz ha calado hondo. Es la particular manera en la que presidenta andaluza defendía la honestidad de su marido y, por ende, la suya propia, enarbolando los escasos ingresos que obtuvo de la época en la que trabajó para UGT cuando se produjo el desfalco.

José María Moriche, cónyuge de la presidenta andaluza, trabajó durante ocho años como auxiliar administrativo para el sindicato y una fundación dedicada a impartir cursos, y su nómina aparece en un expediente de reintegro. Ante la pregunta de "cuánto dinero entró en su casa" procedente del fraude en los cursos de formación, Díaz respondió que el salario de su marido estuvo entre los 700 y los 1.200 euros, y que dejó el puesto al llegar ella al Gobierno andaluz en 2012.

Para ello ha enarbolado las nóminas y la vida laboral de Moriche. "Yo sí sé lo que gana mi marido", ha declarado, haciendo referencia a las alegaciones de la exministra Ana Mato sobre los cobros de su marido de mano de la trama Gürtel. Díaz ha acusado al PP de "calumniarla" por decir que pudo ingresar 200.000 euros a través de su marido procedentes del fraude en el sindicato y por mantener que suspendió los cursos de formación al llegar a la Junta por "intereses familiares".

"#ElMaridoDeSusanaDiaz se come los yogures caducados"

A primera hora del miércoles las declaraciones de la presidenta andaluza han cristalizado en Twitter en el hashtag #ElMaridoDeSusanaDiaz para bromear sobre la supuesta frugalidad, cuando no tacañería, de la que presume el matrimonio.

No todo son chistes, sin embargo. El hashtag ha servido tanto a los simpatizantes del PSOE para alinearse en la defensa de la honestidad de Moriche como a sus detractores para acusar de victimismo a la presidenta andaluza e insistir con las acusaciones de corrupción.