La Jungla

El bulo viral sobre Pedro J. y el 11-M que, un año más, no debes creer

En la jungla. Un mensaje que anuncia revelaciones inminentes resucita en las redes sociales. El director de EL ESPAÑOL zanja: "Es una trola".

Paolo Fava

Un mensaje en cadena se está distribuyendo de forma viral a través de aplicaciones como WhatsApp. "Pedro J. Ramírez ha conseguido por fin reunir todas las pruebas que involucran a Marruecos, a ETA y al PSOE en los atentados del 11M", clama el texto, que promete que se "va a liar muy gorda en los próximos meses". Pero no se va a "liar ninguna", afirma el director de EL ESPAÑOL: hay poco o nada de verdad en todo ello.

Tanto EL ESPAÑOL como el propio director han sido interrogados por lectores sobre la veracidad del mensaje, hasta el punto de que resulta necesario hacer esta clarificación. Esta situación ya se había dado exactamente hace un año, en febrero de 2016, dando a entender que la fuente es un repost cíclico en una red que fomenta esta clase de recuerdos, como Facebook. Pero un bulo es un bulo, no importa cuantas veces se repita. La evidencia indiscutible que debería poner en guardia a quien lo reciba es que las referencias temporales están grotescamente desactualizadas.

En el texto Pedro J. sigue siendo director de El Mundo (dejó de serlo el 30 de enero de 2014); Zapatero sigue en el poder (lo abandonó al ser investido Mariano Rajoy como presidente del Gobierno el 20 de diciembre de 2011) y Rodríguez Ibarra acaba de renunciar a volver a ser candidato a la Junta de Extremadura: aquello ocurrió en otoño de 2006.

Hay una referencia que puede causar confusión, que es la alusión a unas "próximas elecciones" que puede ganar el PSOE. En 2016 no faltaron las ocasiones y en 2017 no se pueden descartar las anticipadas, pero de lo que están hablando en realidad es de las elecciones generales de 2011.

Efectivamente, es imposible rastrear el origen de este mensaje que probablemente se originara en una cadena de correos electrónicos, populares antes de la penetración masiva de las redes sociales. Pero lo encontramos publicado por primera vez en blogs personales, foros como Vandal.net, Forocoches, Foropolicia y comentarios en Libertad Digital a partir de junio de ese año.

El mensaje ha seguido latente, reapareciendo en foros y comentarios en 2013 y 2014. De ahí ha sido transformado en mensaje de WhatsApp donde ha disfrutado de una renovada viralidad. ¿Qué motivo puede haber detrás de su resurrección? La redacción baraja distintas hipótesis. La cercanía al 11 de marzo es un factor evidente, pero su publicación el año pasado (de donde provendría su recuperación ahora) estaría enmarcada en las negociaciones tras el 20-D que pudieron abrir las puertas del Gobierno al PSOE de Pedro Sánchez.

En 2017, además, la publicación en la red del documental del cineasta francés Cyrille Martin crítico con la investigación y el proceso de los atentados de Madrid ha podido remover conciencias.  

Los lectores de EL ESPAÑOL preguntan por el mensaje.

Los lectores de EL ESPAÑOL preguntan por el mensaje.

El texto del mensaje

Al parecer todo sucedió así: Marruecos quería atentar contra el gobierno de Aznar y como aperitivo comenzó tratando de arrebatarle a España el islote de Perejil. Con buen criterio, Aznar llamó a Bush y con el apoyo logístico de los norteamericanos la invasión quedó frustrada. Entonces los marroquíes, malhumorados por el ridículo que habían hecho, se pusieron en contacto con ETA para planificar el 11M. El PSOE estaba al corriente de todo a través de los contactos que tiene con la banda terrorista, puesto que siempre han estado negociando con ETA: antes y después de la elecciones del 14-M-2004.

El atentado se llevaría a cabo el día 11 de marzo de 2004 para poder disfrazarlo de castigo islamista a Aznar y que así el PSOE ganase las elecciones, que era lo que más le interesaba a ETA. Lo que el PSOE jamás imaginó fue la magnitud que iba a tener el atentado en el que murieron tantos inocentes.

El director de EL ESPAÑOL define este relato como una especulación de cómo pudieron suceder los acontecimientos, no hechos probados. "Hay amplios sectores de la sociedad española que están convencidos de que no conocemos toda la verdad sobre el 11-M" - explica Pedro J. "Y yo también, porque no la sé". Lo que puede darse por descartado en esta teoría, afirma, es que el PSOE estuviera al corriente de la preparación de los atentados.

Pedro J dispone incluso de una grabación en la que se escucha claramente a Pepiño Blanco diciéndole a Rubalcaba: “ya está todo listo, Alfredo… todo el mundo se ha tragado lo de los islamistas… ¡¡hemos ganado las elecciones!!”.

Una conversación de tal índole entre Pepe Blanco, exsecretario de organización del PSOE y ministro de Fomento hasta 2011, y Alfredo Pérez Rubalcaba, exministro de Interior y candidato socialista a aquellas elecciones, resulta inverosímil para el director de EL ESPAÑOL. "Y eso que no son santos de mi devoción", añade. Consecuentemente, no hay grabación alguna.

A raíz de esta información y de las numerosas pruebas que posee, Pedro J está siendo amenazado incluso por el propio Zapatero, pero él dice que no tiene miedo, que a él le pueden matar pero que lo que nunca podrán es matar su periódico.

El director de EL ESPAÑOL niega que recibiera amenazas por parte del Gobierno de José Luis Zapatero, pero comenta con humor que efectivamente un Presidente logró "matarle", en referencia a Mariano Rajoy, a cuya influencia por revelar 'los papeles de Bárcenas' atribuye su despido en represalia como director de El Mundo.

El diario EL MUNDO cuenta con un equipo de más de 1.000 personas investigando el 11M, en el que hay incluso guardias civiles, agentes del CNI, policías nacionales, jueces, investigadores privados, etc.

Fernando Baeta, que dirigía la web de El Mundo en el momento en el que se origina el mensaje, confirma que una veintena de profesionales trabajaron a lo largo de los años en la cobertura de los atentados, su investigación y el proceso judicial, entre ellos reporteros como Casimiro García Abadillo y Fernando Múgica. Pero nunca tuvo a policías y jueces a su servicio: eso hubiera supuesto una flagrante violación de la separación de poderes. Y en cuanto al número: "¡Ya le gustaría a cualquier medio español contar con 1.000 empleados para una historia!", bromea Pedro J.

Rodríguez Ibarra le escribió una carta a Pedro J diciéndole que si es verdad que todo esto sucedió así, él exigirá la disolución del PSOE. También le pidió a Pedro J que no publicara la carta. Y esa es la única y verdadera razón por la que Rodríguez Ibarra ya no se presenta a la Junta de Extremadura en las próximas elecciones.

El director de EL ESPAÑOL jamás recibió tal carta. Los argumentos que esgrimió Juan Carlos Rodríguez Ibarra para no presentarse a la reelección (como dijimos, en 2006, no 2011) fueron la faltas de "ganas, fuerzas y salud". "Todo tiene un límite y esta etapa mía ha llegado a su fin", dijo por aquél entonces.

El plan de Pedro J, tal y como ha manifestado en la radio, es ir sacándolo todo a la luz poco a poco y justo antes de las próximas elecciones para darle la puntilla final al PSOE. Recordad las palabras de Luis del Pino el otro día:

“Todo esto que está saliendo no es nada comparado con lo que va a salir en los próximos meses…” Ya veremos lo que opinan los españoles cuando quede demostrado que el PSOE conocía que se iban a cometer los atentados del 11-M y por fin se desenmascaren estos sinvergüenzas», sentencian.

Estos párrafos pueden hacer referencia a las intervenciones de los periodistas en la cadena COPE. Pero estas frases no son suyas. Responden más bien a un clima de opinión latente en la época. El 14 de julio de 2007, por ejemplo, el columnista Pablo Molina escribía en Libertad Digital unas palabras similares:

"Pero todo esto no es nada comparado con la que se puede organizar cuando por fin conozcamos las claves que conectan el 11-M, el 14-M y el proceso de rendición actualmente en marcha. Todos las intuimos, así que el toro ya está colocado en suerte. Sólo falta que Luis del Pino, Libertad Digital y El Mundo entren a matar".

En definitiva, concluye el director de EL ESPAÑOL: "Quienes desean que se descubra toda la verdad sobre el 11-M tendrán que seguir esperando".