Anime

Goku pierde su voz en España y los seguidores de Dragon Ball se rebelan

Los fans de la serie se alzan contra la productora de doblaje por prescindir del doblador del protagonista. Otra decepción más ante el esperado estreno.

El periodista y actor de doblaje, Jose Antonio Gavira.

El periodista y actor de doblaje, Jose Antonio Gavira.

  1. José Antonio Gavira
  2. Akira Toriyama

¿Cómo sonará el “onda vital” ahora? Esta es una de las preguntas que más se repiten los aficionados de la saga Dragon Ball, la serie anime que triunfó en España en la década de los 80 y que regresará a las pantallas españolas en los próximos meses. A los muchos interrogantes sobre la trama o las calidades gráficas se le suma uno más: ¿quién pondrá voz a Goku? Miles de fans se han alzado en las redes contra la productora de doblaje, que prescinde del periodista y actor José Antonio Gavira, considerado para muchos el alma del protagonista.

“Por todos los que vivieron bajo el tirano Freezer, por todos los Saiyans que tú mataste, y también por todos los habitantes del planeta Namek. ¡Escucha bien, te voy a matar!”. A José Antonio Gavira se le eriza la piel al recordar esta mítica frase, “parte del diálogo del episodio 86”, apostilla diligentemente uno de los seguidores. Goku acababa de enterrar a su amigo Vegeta y en ese justo momento tomaba la firme decisión de triunfar sobre su enemigo. La épica trama se repite, con matices, dando el salto a la vida real. Ahora son los fans los que quieren ‘vengar’ al que durante muchos años ha sido el doblador del personaje que los cautivó.

Dragon Ball ha crecido conmigo, Goku y yo hemos madurado juntos”, narra Jorge Arnay, uno de los seguidores de la mítica serie. Todavía recuerda los primeros capítulos que veía acompañado de sus hermanos. “Los grabábamos y los poníamos por la noche cuando estábamos juntos”, detalla. Tenía cinco años. Hoy, a sus 29, sigue viéndola a través de Internet, en Fuji TV, que emite la serie en Japón a las nueve de la mañana, hora nipona. Dos de la madrugada hora española.

Su alegría fue mayúscula cuando supo que la serie volvería a España. Mediaset ha adquirido los derechos de emisión y previsiblemente se emitirá en el canal Boing. “Los fans nos pusimos muy contentos porque era como revivir la infancia”, narra. Él, como muchos otros de su generación, creció con los cromos de DragonBall, los tazos, los pósteres, los muñecos de goma… Jorge conserva mucha de estas piezas en su dormitorio. “No me da vergüenza enseñarlo, son recuerdos de mi infancia y me gusta mantenerlos ahí”, asegura.

Goku junto a otros muecos de la serie Dragon Ball.

Goku junto a otros muecos de la serie Dragon Ball.

Para él, Dragon Ball es más que una serie. “Me ayudó mucho”, confirma. De niño tuvo que hacer las maletas y mudarse de Aranjuez a Vinaroz, en Castellón. “Como la serie la emitían las autonómicas, me sirvió para aprender el idioma”, recuerda. Goku y sus compañeros de aventuras hicieron mella en él. “Dragon Ball me enseñó que la amistad era importante, que había que tener un corazón puro y eso te daba ventajas, a ser desinteresado… En Dragon Ball Z, la serie era más madura, Goku se hacía mayor, se casaba, tenía un hijo, descubría que venía de otro plantea y ahí aprendí a no rendirme jamás, a luchar por lo que merece la pena”, enumera. “Con otros dibujos me he divertido mucho, pero con esta serie he aprendido. Me ha marcado. A mí y a otros fans”, revela.

Tanto, que en su caso lleva a la serie en la piel. Nadie en su familia o en su círculo de amigos se extrañó cuando se tatuó en la pierna izquierda, por debajo de la rodilla, al Dragón sagrado, a Vegeta, Goku y el mono Vegeta. “Soy fan pero no fanático”, recalca. Pero todavía recuerda uno de sus regalos más preciados. Una postal firmada por José Antonio Gavira, el doblador de Goku. “Me lo regaló mi madre pero lo perdí en la última mudanza”, se lamenta.

Jose Antonio Gavira, actor que durante años ha doblado a Goku, en el centro, rodeado de sus fans, en lo que denominan una genkidama, gesto mágico que hacen Goku y sus amigos cuando quieren concentrar una gran cantidad de energía para vencer a sus enemigos.

Jose Antonio Gavira, actor que durante años ha doblado a Goku, en el centro, rodeado de sus fans, en lo que denominan una genkidama, gesto mágico que hacen Goku y sus amigos cuando quieren concentrar una gran cantidad de energía para vencer a sus enemigos.

“Él es Goku”, esgrime. “El de toda la vida, no solo le pone voz, le pone el alma”, describe. “Me gusta la fuerza y la energía que le pone el personaje y ese tono a la vez dulce… No sé. Es un Goku maduro pero conservando lo que le hace joven. Otras voces no lo consiguen”, argumenta el aficionado.

#GAVIRAESGOKU

Para muchos, el regreso de Goku sin Gavira es un regreso a medias. Y un buen número de seguidores están espoleando al resto de fans en España para presionar a través de la Red al estudio de doblaje, los sevillanos Alta Frecuencia, para que reconsideren la decisión. Twitter se ha llenado de mensajes amparados bajo la etiqueta #GaviraEsGoku. Y más de 2.000 firmantes reclaman a Mediaset la vuelta del doblador en la plataforma Change.org.

“Sabía que a los seguidores no les iba a gustar que cambiaran la voz a Goku”, confiesa Gavira, que asegura estar abrumado por la respuesta de los fans. “Me está llegando un éxito inesperado”, añade el periodista de Castilla La Mancha TV. Su relación con el protagonista de Bola de Dragón llega con él en la treintena. Ahora tiene 56. Pero recuerda cómo llegó al estudio de doblaje con el que colaboraba sin saber nada de la serie. “Pregunté de qué iba y directora me miró con cara de displicencia”, detalla.

El casting fue bien y pronto se hizo con la voz del personaje. “Me gusta empaparme de lo que hace el actor original y subirme a su estilo”, explica. Y así consiguió la dualidad que reconocen sus fans. “Goku tiene una fuerza sobrehumana, pero es un bobalicón que se sonroja con las mujeres, y yo lo pillé”, narra.

Su casa no tiene ni cromos, ni pósteres. Tampoco muñecos. Todos los recuerdos de la serie los tiene en la memoria. Cita algunos diálogos y se sorprende cómo, a pesar de ponerle voz al protagonista, muchos seguidores le dan lecciones. “Ellos lo conocen mucho mejor que yo, me lo demuestran cada vez que tengo oportunidad de quedar con ellos, echar unas cervezas y desvirtualizar”, puntualiza el doblador de Goku en la serie de televisión y en las películas.

Muchos de ellos se pusieron en contacto con él a través de las redes sociales para informarle de que la serie llegaría a España. No fue la única llamada que recibió. “El 13 de junio me llamó Rodrigo de la Cueva, máximo responsable del estudio de doblaje Alta Frecuencia, con quien yo nunca había trabajado. Me anunció que iba a encargarse de sonorizar en español Dragon Ball Super y me preguntó si estaba dispuesto a viajar a Sevilla los fines de semana que hicieran falta para ponerle la voz a Goku. Acepté el ofrecimiento sin ninguna condición ni cautela y hasta le propuse adelantar trabajo trasladándome también a Sevilla en mis vacaciones, del 17 al 26 de junio”, recuerda. Pero todo quedó en el aire.

Problema presupuestario

Dos días después vuelve a sonar el teléfono. Es la misma voz pero la noticia es otra. El estudio renunciaba al doblaje de la serie por motivos presupuestarios. Tiempo después recibiría otra llamada, la de la directora de doblaje de la serie, que también le había dirigido en la versión española de los dos últimos largometrajes de Dragon Ball, Mercedes Hoyos. Excusaba que cualquier decisión con respecto a la serie sería responsabilidad de la productora. Y Gavira empezó a sospechar que algo extraño ocurría. Lo confirmó el 28 de julio, cuando conoce que el estudio sevillano ya había doblado los primeros 26 capítulos de la serie. Y se quedó sin habla.

Hasta que ante la petición de información de los fans, a quienes el cambio no satisface, el estudio esgrimió que el motivo se reducía a un problema de disponibilidad de Gavira. Y el periodista se vio agraviado. “Quien lo cuente de esa manera estará mintiendo y quienes contribuyan a divulgarlo serán cómplices de tal falsedad, o al menos, cooperadores necesarios”, detallaba en un comunicado que solo en Facebook ya se ha compartido 300 veces.

“Doblar a Goku no lo hago por dinero, lo hago por pasión”, confirma Gavira, que lamenta no poder seguir siendo la voz del protagonista de Bola de Dragón. “Al parecer, –cuenta– en la nueva serie hay un personaje que es el Goku negro, un malo malísimo, y me hubiese gustado plantearme el reto de ponerle voz a ambos”. “Los seguidores estaba locos por verme en ese registro”.

¿Cuánto de Goku hay en ti?

-Nada. No tengo alma de adolescente. Quizás esa búsqueda de la justicia, la ética, luchar contra las injusticias… Soy sindicalista de UGT en Castilla La Mancha TV y miembro del comité de empresa. Quizás cuando le grito al malo, esa parte épica mía sale ahí.

El calor no puede con los fans

Es sábado de agosto, pasa del mediodía y de los cuarenta grados a la sombra. Aun así, decenas de personas se acercan hasta una tienda manga de Sevilla. Gavira, 'el alma de Goku' según argumenta Miguel Ángel Vela, de 27 años y estudiante de Grado en Estudios Ingleses, ha llegado para firmar ejemplares y compartir alguna cerveza en agradecimiento a las muestras de cariño que en estos días sus seguidores le trasladan a través de las redes sociales.

Miguel Ángel Vela Romero, estudiante de Grado en Estudios Ingleses y fan de Bola de Dragón, con Gavira.

Miguel Ángel Vela Romero, estudiante de Grado en Estudios Ingleses y fan de Bola de Dragón, con Gavira.

"Mi padre era seguidor de Dragon Ball, me grababa la serie durante la madrugada para verla juntos; ya murió. Lo que están haciendo es como quitarle la vida al personaje. José Antonio es Goku, es una falta de respeto a los fans". Miguel Angel se muestra convencido de la posibilidad de que Gavira vuelva a doblar a este personaje y advierte de que los fans no comprarán los nuevos DVDs. "Para eso lo verán en versión original".

El lugar donde se dan cita no es fácil de encontrar. Se ubica en el interior de un pasaje del casco histórico de la capital hispalense y en él comparten impresiones personas de todas las edades y profesiones cuyo nexo es su pasión por el anime manga. Su propietario es un delineante que encontró refugio en su afición al desánimo por un mercado laboral que frustraba sus expectativas de futuro, Fernando Castaño, de 33 años, abre sus brazos y nos explica uno de los movimientos más característicos de Goku. "Dragon Ball me marcó. Intento transmitir mi pasión a mis clientes y la ves pasar de generación a generación. Vienen padres a comprar regalos a sus hijos. Goku es un mercado que no se frena, parece que no va a pasar nunca de moda".

Fernando Castaño, 33 años. Delineante. Actualmente tiene una tienda especializada en productos manga.

Fernando Castaño, 33 años. Delineante. Actualmente tiene una tienda especializada en productos manga.

Manuel Sánchez, de 21 años y seguidor de la serie desde los cinco años, ha crecido con la voz de Gavira, se emociona al recordar lo sucedido. "Con el cambio de voz le arrancan el alma, se la extirpan. Su voz me transmite calma, lo oyes y piensas que ya está aquí, que todo está solucionado. El mensaje no será el mismo". 

Manuel Sánchez Estévez, de 21 años. Estudiante y seguidor de Bola de Dragón.

Manuel Sánchez Estévez, de 21 años. Estudiante y seguidor de Bola de Dragón.

DRAGON BALL SUPER… RECORTES

La expectación que ha rodeado el estreno de la serie en Japón se ha estrellado contra un muro de decepción. Son muchos los seguidores que advierten de que las animaciones de Dragon Ball Super poco tienen que ver con los dibujos originales, ricos en detalles. Tampoco las nuevas tramas seducen a los fans, que han visto cómo en los primeros capítulos se han reproducido los argumentos ya vistos en los largometrajes previos. Y eso que la última entrega de la mítica serie presumía de haber conseguido el regreso de Akira Toriyama, el creador del manga que inspira la saga.

“La calidad ha caído, los dibujos se hacen por ordenador, los personajes parecen diferentes, pero la esencia es la misma porque es el mismo creador”, explica Daniel Ortega, dibujante español y seguidor de la serie desde sus orígenes. Asegura que la serie le marcó, profesional y personalmente. “Goku es un personaje que nunca se olvida, siempre permanece en el corazón de un fan”, detalla. “Siempre que hago manga meto su esencia en su personaje. Incluso me lo llevo a mi vida privada, no es que vaya por la calle disfrazado –ironiza–, pero me gustaría que la gente fuese como él, transparente, siempre buscando la verdad… creo que esos valores deberían calar en la sociedad”.Comenzó a verla a los siete años y ahora, como otros tantos fans, la sigue por Internet en versión original. “Hay mucha gente que le critica que ahora meten mucho humor japonés”, añade Jorge Arnay, el seguidor de los tatuajes. “Ha habido altibajos”, reconocen ambos.

Foto: Fernando Ruso

Foto: Fernando Ruso

Según defienden los que ya la han visto, la nueva entrega es una mezcla de Dragon Ball y Dragon Ball Z. “Lo peor ha sido readaptar las películas, que ya las hemos visto”, agrega Arnay. “Ahora tiene un tono más serio, que es lo que pedíamos los fans”. Sin embargo, los datos de audiencia avalan el interés granjeado por la saga, que se ha emitido en más de 70 países y ha vendido más de 230 millones de copias en todo el mundo, 156 millones solo en Japón. Allí, los nuevos capítulos oscilan entre un seis y un ocho de cuota de pantalla. Y supera a animes como Pokémon y Yo-kai Watch, la sensación del momento tras haber lanzado un videojuego. La explicación parece lógica para los seguidores. “Hay fans que llevamos toda la vida esperándola”, dicta Arnay.

Muchos se agrupan en foros o a través de las redes sociales. Allí comentan los nuevos capítulos. Y allí irrumpió con fuerza la noticia del cambio de voz de Goku. “No somos partidarios de la violencia, las cosas se solucionan de otra manera”, comenta Ortega. “Pero hay mucha gente detrás, los verdaderos fans, que quieren que José Antonio Gavira siga poniéndole la voz a Goku”. “No sabemos qué hay detrás de la decisión del estudio, pero tememos algo oscuro. Dudo que lleguemos a conocer las verdaderas razones”, lamenta.

Gavira pide tiempo. “Me quiero mantener emocionalmente alejado, pero no paro de recibir mensajes”, cuenta el doblador. “No pongo en duda la decisión del estudio de hacer con su serie lo que quieran. Yo no soy Goku –confiesa–, no es mío, tampoco de ellos. Es de los seguidores, que están haciendo un esfuerzo ímprobo y dejándose la piel para pedir que vuelva a ponerle voz y alma a Goku”.

El periodista y actor de doblaje, Jose Antonio Gavira, firmando un recuerdo a uno de los seguidores de Bola de Dragón, mientras es fotografiado por el móvil de otro de ellos.

El periodista y actor de doblaje, Jose Antonio Gavira, firmando un recuerdo a uno de los seguidores de Bola de Dragón, mientras es fotografiado por el móvil de otro de ellos.