Globetrotter

Cómo hacer un libro con Steidl

  1. Opinión

Puedes saltarte este artículo sin remordimiento, pero sólo si te haces con How to publish a book in Steild, el dvd con el documental dirigido al alimón por Gereon Wetzel, autor también del docu sobre El Bulli, y Jorerg Adolph. La película (88 minutos) refleja la razón por la que George Steidl ha convertido en 40 años la editorial que lleva su propio apellido en una de las referencias más importantes del mundo en la edición de libros de artista.

Se puede escribir sin temor a la exageración que George Steild es uno de los mejores editores del mundo y su sello la referencia para todo aquel que entienda la publicación de un libro como uno de los pasos para consolidar su carrera artística. En román paladino, que Steidl, o lo que es lo mismo que George Steild ataviado con su clásica bata blanca de científico del papel, te haga caso, se emocione con tu proyecto y se implique, es uno de los grandes privilegios de este siglo, seas o no artista.

El documental es un reportaje sobre el trabajo de Steidl con nombres que tiran para atrás. Comienza con el humor ácido inglés de Martin Parr y le pega un repaso al alma viajera de su propietario con la Rimowa llena de libros para visitar al maestro Robert Frank y a su mujer Jane Wyman, que lo retrata al oleo, a Ed Ruscha en Los Ángeles para trabajar en una edición gráfica de On the road de Kerouac y así durante más de una hora y media de minutaje, en el que tu imaginación se disparara preguntándose, ¿qué libro debería yo proponerle a este hombre para que hiciese caso?

Steidl fue fundada en 1972 por Gerhard Steidl, 66 años, en Göttingen (116.000 habitantes según Wikipedia), apodada por la inteligencia mundial Steidlville. Desde allí, personalmente, eligiendo la compra de papel, las máquinas con las que imprime, los formatos y todo lo demás, George maneja la editorial con puño de hierro y guante de seda.

Que George Steidl es un obseso a nadie le queda duda. Un hombre apasionado por su trabajo hasta la obsesión. Supongo que en ocasiones hasta la neurosis. Qué divertido verle convencer a sus autores de la elección del papel a partir del olor. Para subrayarlo un pequeño dato: el sello Steidl publica más de 300 libros al año y el hombre Steidl los controla todos personalmente. O mejor hubiera sido escribir que los edita todos personalmente, desde el control de un artesano, con mano férrea y gusto exquisito. Nada de doblegarse ante los autores. Y lo que es aun más grande, nada de querer ocupar el protagonismo de los artistas, ni de los fotógrafos, ni de los tipógrafos…y todos diseñados en Steidl studio, es decir, en casa, bajo sus ordenes.

Steidl edita tiradas limitadas, y también best sellers como El tambor de hojalata de Gunter Grass, con la portada dibujada a mano por su autor. Y también ediciones especiales que el prefiere bautizar como libros democráticos o pret a porter books que pueden ser reeditados si la demanda es suficiente.

El primer fotógrafo que me dio referencias de Steidl fue el suizo Henry Leutwyller. Steidl publicó con él Neverland Lost, un portfolio de los objetos de Michael Jackson fotografiados uno por uno en un almacén de Los Ángeles tras su muerte. Leutwyller, al que he tenido el honor de organizar su primera exposición en España, es también el fotógrafo del New York City Ballet. Próximamente editará con Steidl Artifacts, un catálogo de objetos que por sí mismos narran la vida de los que les dieron vida. Steidl anuncia el libro con un retrato de la mano de King Kong. “Tienes que ayudarme Andrés”, solía escribirme Henry, “no quiero publicar el libro sin incluir una fotografía de la máquina de escribir de Papa Hemingway, y a mí como vivo en Nueva York los cubanos no me lo van a poner fácil. Desconozco si la fotografía de la Royal Arrow portátil de 1945 de Ernest Hemingway está incluida en su nuevo libro, pero Henry ya no necesita de mi mediación desde luego tras el deshielo del permafrost cubano".

Para aproximarse a Steidl, puesto que ya no se puede ver la exposición que en el 2010 le dedicó el Musee de l´Elysee en Lausanne, lo mejor es el visionado del documental o rascarse la cartera y comprar en steidl.com todo un parque temático de lo mejor de lo mejor.