El rugido del león

Puntilla al nefasto canon digital del PP

  1. Opinión
  2. Tribunales
  3. Justicia
  4. Derechos de autor
  5. Tribunal Supremo
  6. Gobierno de España

El Tribunal Supremo ha acordado ya la "suspensión" e "inaplicabilidad" del canon digital aprobado por el PP nada más llegar al poder. Se trata de una decisión esperada desde que la Justicia Europea falló que compensar a los creadores a cargo de los Presupuestos es incompatible con la normativa comunitaria. Este último varapalo a la gestión cultural del Gobierno obliga a Mariano Rajoy a buscar una nueva fórmula para retribuir a los autores por las copias privadas de sus obras.

El Supremo -que tumba todo el Real Decreto y no sólo su preámbulo y los artículos recurridos por las asociaciones de derechos de autor- libra a todos los contribuyentes de seguir pagando los derechos de autor, en lugar de cargar las indemnizaciones a quienes piratean y a las empresas tecnológicas que venden los soportes para copiar.

Indiscriminado

La reparación a los autores por copia privada es justa, pero que la sufraguen todos los contribuyentes sin distinción supone un gravamen indiscriminado. El Alto Tribunal acaba con un sistema que ha detraído en más de cien millones de euros anuales la recaudación de las sociedades de derechos de autor. El Gobierno se sacó de la manga una compensación anual presupuestaria de cinco millones, que es una cantidad ridícula comparada con la recaudación habitual de las sociedades: de hecho, los creadores reclaman al Estado un daño patrimonial de 400 millones.

El canon que aprobó el PSOE cargaba sobre CD y DVD la compensación a los creadores. Es deci, presuponía de forma injusta una intención delictiva a todos los usuarios de estos dispositivos. Pero la normativa impulsada en solitario por José María Lasalle ha resultado igualmente nefasta.

Nueva ley

Cuando el Tribunal Supremo emita su sentencia, quedará en suspenso la gestión de los derechos de autor. Cabe esperar pues que el Gobierno tenga ya redactada otra ley, tal y como se comprometió con Ciudadanos, y que la nueva normativa ni trate de piratas a todos los compradores de CD y DVD ni endose a todos los contribuyentes la compensación que merecen los autores.