El Merodeador

Las preguntas de la jueza merecen que se le abra un expediente

El Poder Judicial ha abierto un expediente a la jueza de Violencia sobre la Mujer número 1 de Vitoria, María del Carmen Molina Mansilla, como consecuencia del trato dado a una denunciante de una agresión sexual. La asociación Clara Campoamor, junto a otra asociación de mujeres y el Consejo General de la Abogacía, denunció a principios de año a la magistrada por preguntar a la presunta maltratada si “cerró bien las piernas” para evitar una violación. Sin embargo, el promotor de la Acción Disciplinaria del CGPJ archivó la denuncia en junio al no ver desconsideración en la pregunta.

Independientemente de que el testimonio fuera creíble o no, es inadmisible que una magistrada utilice este tipo de lenguaje para interrogar a quien ha denunciado haber sufrido violencia de género. Este tipo de preguntas, además de inconsideradas, refuerzan el concepto machista de que la responsabilidad de evitar una violación recae sobre la mujer.

Acierta por tanto la Comisión Permanente, encabezada por el presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, al obligar a abrir un expediente en el que, con toda seriedad, se aclare si la conducta de la jueza merece un reproche disciplinario. El archivo acordado por el promotor no era de recibo.