El merodeador

Rajoy o el todo vale por un escaño en Lleida , Una burda patraña para intentar sacar votos , Gibraltar copia la falacia de los independentistas

Rajoy o el todo vale por un escaño en Lleida

José Ignacio Llorens, el candidato del PP en Lleida que intentó dar un pelotazo millonario con Luis Bárcenas y que en noviembre de 2011 fue denunciado por acoso sexual por una militante de su partido, no sólo repite en las listas para el 26-J, sino que además ha recibido este domingo la visita de Rajoy.

EL ESPAÑOL ya explicó antes del 20-D que Llorens reunía motivos más que suficientes para quedarse fuera de las listas. No lo consideró así Rajoy. Entonces, el número uno por Lleida no consiguió su sillón por 2.000 votos, algo que el PP intenta cambiar en esta campaña con la presencia de su presidente.

El equipo de campaña del PP ha marcado entre las visitas obligatorias aquellas provincias en las que su formación se juega un escaño. Esa es la razón por la que Rajoy ha reservado para el segundo domingo de campaña su viaje a Lleida. Si la candidatura de Llorens ya resultaba sonrojante, que el líder del PP lo arrope personalmente para darle el empujón definitivo e intentar que se siente en el Congreso resulta vergonzoso.

Una burda patraña para intentar sacar votos

El vídeo que Cristina Cifuentes ha compartido por Twitter este domingo con el comentario "qué horror", en el que puede verse a Pedro Sánchez en un gesto de frotarse las manos tras estrechársela a unos niños negros, vuelve a mostrar el peligro que supone tener el gatillo demasiado rápido en las redes sociales. Con este tuit, la presidenta de la Comunidad de Madrid intenta insinuar algún tipo de prejuicio racial por parte del líder del PSOE. Esto resulta ofensivo además de ridículo, ya que el ademán de Sánchez en ningún caso es un intento por limpiarse las manos.

Resulta llamativo que los primeros en jalear este vídeo hayan sido los representantes de la pinza PP-Podemos: además de Cifuentes, Javier Maroto, Javier García Albiol y la portavoz adjunta del PP en la Asamblea de Madrid Isabel Díaz Ayuso son algunos de los populares que se han lanzado a las redes para criticar a Sánchez. Maroto, que retuiteó los comentarios de Cifuentes y Ayuso, borró posteriormente los tuits. Por otra parte, un grupo autodenominado "Guerrilla", y que en el PSOE vinculan a Podemos, también tachó a Sánchez de racista.

Vistas estas actitudes, los socialistas han denunciado ser víctimas en esta campaña de "técnicas chavistas". El burdo intento de demonizar a Pedro Sánchez sin ninguna base resulta bochornoso.

Gibraltar copia la falacia de los independentistas

Las manifestaciones de Fabian Picardo asegurando que García Margallo "ha sido una máquina de crear nacionalismo en Gibraltar" son un calco del discurso de los independentistas catalanes. Estamos ante una falacia, porque según esa tesis, la única forma de no crear animadversión hacia España sería permitir barra libre a los nacionalistas -ya sean catalanes o gibraltareños- para que hicieran lo que les viniera en gana, aun saltándose las leyes.

Por otra parte, si fuera verdad que el Gobierno está haciendo crecer el sentimiento antiespañol, Picardo debería estar encantado, porque eso es lo que le conviene a sus intereses, y sin embargo pone el grito en el cielo. Eso quiere decir que Margallo acierta esta vez al subrayar que la hipotética salida del Reino Unido de la UE permitiría a España plantear de unos nuevos términos la soberanía del Peñón, una situación colonial sin parangón en Occidente.