El merodeador

Aznar alerta de que la polarización puede ser un bumerán para el PP , Sentencias ejemplares contra el parasitismo de 'ninis' profesionales

Aznar alerta de que la polarización puede ser un bumerán para el PP

José María Aznar ha aprovechado este jueves su intervención en la clausura de un máster para advertir de las nefastas consecuencias que puede llevar aparejada la "tentación de polarizar" al electorado ante el 26-J. El expresidente mantiene que la dinámica de "radicalizar, dividir y enfrentar a unos españoles contra otros" es una competición en la que "siempre ganan los peores".

Aunque Aznar no citó en ningún momento a Mariano Rajoy ni a Pablo Iglesias, la referencia a ambos es obvia. La tesis de que el discurso del miedo puede convertirse en un bumerán que acabe poniendo en riesgo el actual marco de convivencia supone una enmienda a la totalidad de la estrategia electoral por la que ha optado el PP. Rajoy, decidido a que el electorado de centro derecha le vote aunque sea con una pinza en la nariz, ha optado por un discurso frentista que también moviliza a los simpatizantes de Podemos.

La progresión del partido de Iglesias en los sondeos debería ser suficiente motivo para tener en consideración la advertencia del expresidente, que mantiene que, lejos de polarizar a la sociedad, el PP debería intentar tejer alianzas, pues nada hace pensar que los comicios se resuelvan con mayorías claras. Hace una semana Aznar llamó la atención sobre el relajo en la obligada contención del déficit; ahora vuelve a evidenciar la sima existente entre el partido que él fundó en 1989 y la organización que ahora preside Mariano Rajoy.

Sentencias ejemplares contra el parasitismo de 'ninis' profesionales

Los jueces empiezan a ponerle coto al parasitismo de algunos hijos mayores de edad de padres separados. Tres sentencias emitidas recientemente por las Audiencias provinciales de Pontevedra y Girona eximen a los progenitores de pasar la pensión alimenticia a sus hijos adultos al entender que los beneficiarios abusaban de las prestaciones con el objetivo flagrante de perpetuar sine die su vagancia.

En los tres casos, los jueces reparan en la holgazanería militante de los pensionados, que ni estudian, ni trabajan, ni se preocupan remotamente de su porvenir, para eximir a los padres de "sufragar la indolencia" de sus vástagos y su renuncia a "la lucha por la vida", según puede leerse en uno de los fallos.

En otro de los casos, el tribunal declara "oportunista" la estratagema de uno de los jóvenes que, tras conocer la demanda paterna, se matriculó en un curso para aparentar ficticiamente un "estatus de estudiante". Estas sentencias, que empiezan a marcar una tendencia, son necesarias para acabar con la utilización perversa del sistema de protección actual. También son oportunas para poner el foco en el fenómeno sociológico que supone la existencia de auténticos ni-nis profesionales.