El merodeador

Un expediente a Barberá para frenar la sublevación en el PP , Iglesias confunde "belleza" con disciplina y subordinación , El Gobierno en funciones debe someterse al control parlamentario

Un expediente a Barberá para frenar la sublevación en el PP

La segunda comparecencia pública de Rita Barberá para dar su versión sobre la trama de blanqueo organizada en el PP de Valencia ha abierto una brecha en la cúpula del partido. Tras aceptar "colaborar" con el juez instructor, la exalcaldesa ha vuelto a negar las evidencias, ha sugerido que los pinchazos incriminatorios podrían ser un montaje y ha insistido en que no se irá. Mientras a Rajoy le "tranquilizaban" las explicaciones de la senadora, Javier Maroto y Pablo Casado han subrayado un profundísimo malestar. Para calmar a sus cachorros, Génova ha anunciado que expedientará a Barberá y a los imputados por el pitufeo. El presidente nacional del PP se ha visto obligado a hacer este gesto para frenar la sublevación de las generaciones más jóvenes. Pero la partida aún no ha terminado. Los nueve concejales valencianos imputados han aprovechado el apoyo de Rajoy a su jefa para adelantar que ellos tampoco dejarán el acta mientras no les abran juicio oral. Este miércoles la dirección nacional deberá decidir si echa a los ediles mientras mantiene a la senadora, que será imputada cuando el caso sea elevado al Supremo. Unos y otra están unidos por una misma cuerda que, cada día que pasa, ahoga más a Rajoy.

Iglesias confunde "belleza" con disciplina y subordinación

En una extensa carta abierta a sus militantes, el secretario general de Podemos ha advertido a su sector crítico que la rebelión interna no le saldrá gratis. En su misiva, Pablo Iglesias dulcifica un sentido leninista de la disciplina con intensas apelaciones a la "belleza de la unidad en la diversidad", un celofán que no oculta hasta qué punto la rebelión del errejonismo ha abierto un cisma en el partido heredero del 15-M. Según Iglesias, la "casta" y las "oligarquías" partidarias de una gran coalición entre PP, PSOE y C's están aprovechando las divergencias en Podemos para debilitar a la formación, por lo que reprocha a los cuadros del partido alineados en el sector crítico que no estén a la altura del momento histórico y que alimenten el relato del enemigo. Por todo ello, el secretario general, que en ningún momento menciona a su número dos, advierte de que la revuelta que ha producido dimisiones en cadena en Madrid tendrá consecuencias. El deje cursi no deja lugar a dudas de que la intención de Pablo Iglesias es dar un golpe en la mesa y callar a sus críticos.

El Gobierno en funciones debe someterse al control parlamentario

El presidente del Congreso, Patxi López, ha advertido este martes que la objeción del Ejecutivo de Mariano Rajoy de someterse al control parlamentario podría acarrear un "conflicto institucional grave". La Mesa y la Junta de Portavoces han aprobado, con la única oposición del Partido Popular, que el Gobierno dé cuenta de sus decisiones ante la Cámara. Sin embargo, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, ha ratificado su negativa a cumplir la resolución del Congreso. El PP intenta escudarse en que al ser un Gobierno en funciones no puede estar sometido al control de un Parlamento con el que no tiene ninguna relación. Sin embargo esto no excusa su comparecencia, ya que la separación de poderes exige que el Ejecutivo rinda cuentas de sus actos ante el principal órgano representativo del Estado, sin importar la naturaleza de este Gobierno. Es evidente que el PP sólo quiere someterse al control de la Cámara cuando cuenta con mayoría, es decir, cuando esta supervisión es principalmente simbólica porque no comporta consecuencias. Cabe ver ahora si el Congreso cumplirá su amenaza de denunciar al Gobierno ante el Constitucional.