El merodeador

Reformas estructurales para complementar la audacia del BCE , El cisma de Podemos saca a la luz vicios de la 'vieja política' , Movilización contra el sectarismo antimilitarista de Colau

Reformas estructurales para complementar la audacia del BCE

El recorrido de la histórica -por radical- rebaja de tipos anunciada por Mario Draghi y del resto de medidas extraordinarias aprobadas será limitado mientras la eurozona no haga también sus deberes. El Banco Central Europeo ha bajado los tipos de interés cinco centésimas hasta situarlo al 0%; ha aumentado de 60.000 a 80.000 millones la partida mensual destinada a adquirir activos; y ha anunciado que comprará bonos corporativos y penalizará más a las entidades que mantengan su dinero guardado. Se trata de un paquete de emergencia para intentar corregir unas estimaciones muy negativas. El BCE prevé que el PIB de la Eurozona apenas crecerá este año un 1,4% -frente al 1,7% anunciado en diciembre- y que la inflación se situará a final de 2016 en el 0,1%, muy por debajo del anhelado 2%. El problema es que la realidad es tozuda y el BCE lleva un año aprobando medidas de choque sin casi consecuencias porque la productividad sigue siendo muy baja y no hay demanda solvente de dinero. La política monetaria no funciona sola. Los gobiernos deben adoptar reformas estructurales para estimular la economía y complementar los esfuerzos de Draghi.

El cisma de Podemos saca a la luz vicios de la 'vieja política'

Ni el aparente cierre de filas entre Iglesias y Errejón pacificará Podemos por sí solo, ni el empeño de ambos en acusar al PSOE de dirigir una "ofensiva" para debilitarles solucionará el cisma abierto entre los heraldos de la nueva política. En la crisis de Podemos confluyen un pulso por el control del partido y un debate político sobre el camino que debe tomar la organización heredera del 15-M. El pulso orgánico, que se ha saldado ya con nueve dimisiones en Madrid, enfrenta a errejonistas contra seguidores del secretario general y responde a las luchas por el poder típicas en los viejos partidos. La disputa ideológica divide a quienes apuestan por mantener un discurso pragmático y quienes exigen romper cuanto antes el régimen del 78 y eliminar de Podemos cualquier impureza socialdemócrata. Mientras Iglesias se decanta por las tesis revolucionarias de la corriente anticapitalista y asamblearia -hasta ahora muy críticos son su liderazgo vertical-, su número dos representa la via posibilista. El avispero podemita aleja aún más la posibilidad de que PSOE y el partido de Iglesias lleguen a un acuerdo.

Movilización contra el sectarismo antimilitarista de Colau

A la alcaldesa Ada Colau no sólo le molesta que las Fuerzas Armadas participen en el Salón de la Enseñanza de Barcelona, pese a que el Ejército supone una salida profesional y formativa. También le desagrada que los militares jubilados residentes en la ciudad Condal dispongan de un lugar público donde reunirse. Habrá que ver qué se le ocurre a la exactivista antidesahuciós y alcaldesa de Barcelona para justificar ahora su decisión de dejar en la calle a la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Sant Andreu. Los veteranos cultivan un huerto que ocupa a personas dependientes, recogen juguetes y pañales para familias sin recursos, tienen una bolsa de trabajo y ensayan los desfiles procesionales del Cristo de la Buena Muerte en el espacio cedido. A la presencia de los legionarios se opone una plataforma antifascista, pero los soldados han tocado a rebato en internet y ya han firmado 20.000 personas en change.org contra el desalojo. La expulsión de la hermandad de veteranos no es racional ni justa. Para una amante de la democracia directa como Colau la movilización ciudadana debería hacerle desistir esta vez de sus rancios prejuicios antimilitaristas.