El merodeador

Contrato único para afianzar la positiva reducción del paro , Carmena se harta de recaudar en Madrid a base de multas , Nuevo órdago del soberanismo contra la legalidad

Contrato único para afianzar la positiva reducción del paro

La Encuesta de Población Activa (EPA) del último trimestre de 2015 confirma que España avanza por la senda correcta, ya que por segundo año consecutivo se ha creado empleo y se ha reducido el paro. El ejercicio se cerró con una bajada histórica de 678.200 parados y la creación 525.400 nuevos puestos de trabajo; dos datos que aun siendo positivos no pueden hacernos olvidar que hay 58.200 empleados menos de los que se encontró Rajoy cuando, nada más llegar al Gobierno, convirtió la lucha contra el paro en su prioridad. La tasa de desempleo se ha reducido en 1,6 puntos, pero el balance de la legislatura es negativo porque la población activa ha caído en 566.600 personas en los últimos cuatro años. El inasumible paro juvenil, la temporalidad y la excesiva dependencia del sector servicios caracterizan nuestro mercado de trabajo. Sin una nueva reforma laboral que establezca el contrato único con indemnización creciente según los años trabajados, para simplificar y estimular la creación de empleo, será muy difícil superar estas debilidades estructurales y afianzar la recuperación económica.

Carmena se harta de recaudar en Madrid a base de multas

Sólo en una calle, la de Leganitos, el Ayuntamiento de Madrid multó el pasado mes de noviembre a 9.738 vehículos en aplicación del plan de "área de prioridad residencial". Este plan prohíbe que los conductores accedan a determinadas calles del centro en las que no están registrados como vecinos. Pero la señalización es tan confusa que resulta muy fácil equívocarse y, cuando uno se percata de que está entrando en un área acotada, ya es demasiado tarde y no puede dar marcha atrás. Como es una cámara la que escanea las matrículas y prepara la sanción de 90 euros, no es infrecuente que los conductores despistados se conviertan, sin saberlo, en multirreincidentes. Es evidente que estamos ante una artimaña del Consistorio para recaudar. Los ¡325 conductores! que cada día son multados por término medio en Leganitos no intentan burlar las normas de tráfico ni suponen un peligro para la seguridad vial. Simplemente, son víctimas de la ratonera en que Manuela Carmena ha convertido esa vía. Una de las obsesiones de EL ESPAÑOL es, precisamente, que las multas guarden proporción con la falta cometida y que recuperen su verdadero sentido como freno a conductas imprudentes. Éstas que impone el Ayuntamiento de Madrid son un exceso y una tomadura de pelo.

Nuevo órdago del soberanismo contra la legalidad

El Parlament de Cataluña anunció ayer que en el plazo de 30 días comenzará la tramitación de tres leyes de desconexión, pero especificando que no serán aprobadas antes del final de legislatura. Fieles a sus tretas, los dirigentes idependentistas siguen adelante con su plan de ruptura, cuidándose mucho de añadir matices para despistar y mitigar en lo posible una rápida reacción defensiva del Estado de Derecho. Lo cierto es que, tal y como subrayó el presidente Carles Puigdemont en su discurso de investidura, el proceso sigue punto por punto según lo previsto en la declaración impulsada en el Parlament el pasado 9 de noviembre, pese a que fue anulada por el Tribunal Constitucional. La Fiscalía, la abogacía del nuevo Estado y el propio TC han de estar alerta y determinar si la sola tramitación de estas leyes de transitoriedad jurídica, de proceso constituyente y de creación de estructuras del estado (hacienda y seguridad social catalanas) vulneran la suspensión. De lo que no cabe duda es que sólo con máxima contundencia se puede parar la política de hechos consumados del secesionismo.