El merodeador

Las piedras preciosas, otra técnica de blanqueo de los Pujol , La tensión entre la oposición y Maduro alcanza ya al Ejército , El Papa pide buenas noticias, pero eso no depende de los periodistas

Las piedras preciosas, otra técnica de blanqueo de los Pujol

Tal y como explicamos en EL ESPAÑOL, el clan Pujol blanqueó más de medio millón de euros de sus cuentas en Andorra comprando diamantes en EEUU. La documentación que lo acredita, ya en manos de la Audiencia Nacional, es una prueba más de que la familia se especializó en recolocar en el sistema legal un botín amasado mediante el cobro de comisiones a cambio de contratos amañados, para lo que utilizó todos los mecanismos y vías conocidas. Las piedras preciosas son el cauce de una de las técnicas clásicas del blanqueo de capitales. Pequeño y fácil de ocultar, un diamante de gran valor unitario puede ser trasladado en cualquier vuelo comercial sin levantar sospechas. La Policía ya cruza las fechas de las facturas de los viajes de Jordi Pujol Ferrusola y su esposa a Estados Unidos con las de las transferencias que prueban la compra de piedras preciosas con el objetivo de comprobar si los Pujol pudieron trasladar parte de su fortuna de este modo. A medida que se va desvelando el contenido de nuevos informes policiales más insólito resulta que la Justicia no haya tomado medidas cautelares contra los Pujol.

La tensión entre la oposición y Maduro alcanza ya al Ejército

A menos de una semana de que se constituya el parlamento venezolano, la oposición teme que el régimen trate de impedir la formación de la cámara por medio del Ejército y no sólo mediante tretas institucionales y políticas como las que ha venido urdiendo Nicolás Maduro. El presidente venezolano ha conseguido que el Supremo suspenda provisionalmente a dos diputados electos de la oposición y ha constituido una asamblea alternativa, en lo que supone un claro desafío a la legalidad, pero ahora la tensión se ha trasladado al Ejército, por lo que la oposición ha pedido a la cúpula militar que controle y neutralice a los elementos chavistas más fanáticos. El peligro de asonada es pues real y ya no cabe duda de que la actitud de las Fuerzas Armadas será decisiva en el juego político venezolano.

El Papa pide buenas noticias, pero eso no depende de los periodistas

El Papa Francisco ha introducido el nuevo año pidiendo a los medios de comunicación que publiquen un mayor número de buenas noticias que en 2015. Siendo comprensible su deseo, el periodista es un simple notario de la realidad y tan malo es para el oficio el alarmismo como el voluntarismo. EL ESPAÑOL ha publicado un buen número de historias solidarias que reflejan la bondad humana. Entre ellas destacan las de Eric Kempson, el buen samaritano de Lesbos; Óscar Camps, premio León 2015 por su ayuda a los refugiados; o Aqeela Asili, que ha sido luz en la educación de las niñas refugiadas. Pero la información no puede dar la espalda a la parte más trágica de la humanidad. Ojalá 2016 venga cargado de buenas noticias y el río de miseria que aflige el mundo, como dice Bergoglio, desaparezca. Pero cuando la realidad es amarga y difícil de digerir, el periodista no podrá obviarla.