El merodeador

EL ESPAÑOL distingue a los grandes Leones de 2015 , Europa celebra un fin de año marcado por la seguridad , La vía penal se abre al pacto de precios de las gasolineras

EL ESPAÑOL distingue a los grandes Leones de 2015

El último día de cada año EL ESPAÑOL distinguirá a los Leones que encarnen los valores de valentía, firmeza y arrojo en la selvas en las que han sido reyes. En el plano político, Albert Rivera y Pablo Iglesias tienen el mérito de haber logrado llevar al Congreso -en un tiempo récord- a dos nuevas formaciones nacidas desde la sociedad civil. Los líderes de los partidos emergentes han demostrado que no todo está atado y bien atado en este nuevo tiempo político. Pablo Isla, presidente y consejero delegado de Inditex, ha conducido al grupo textil a superar el valor de los 100.000 millones de euros en Bolsa y ha hecho de la innovación y el negocio digital uno de los principales motores de la matriz. Óscar Camps, director de la ONG Proactiva Open Arms, ha simbolizado la solidaridad de los voluntarios que se han desplazado hasta Lesbos para ayudar a los refugiados que se juegan la vida para escapar de la guerra. Carolina Marín ha logrado en 2015 su segundo Mundial de bádminton y ha dado visibilidad a un deporte hasta ahora minoritario, como hicieron en su día Santana con el tenis y Ballesteros con el golf. Por último, el grupo Vetusta Morla ha seducido con sus canciones a miles de españoles, que han respondido convirtiendo sus conciertos en auténticos espectáculos. Rivera, Iglesias, Isla, Camps, Marín y Vetusta Morla se han comportado como auténticos leones.

Europa celebra un fin de año marcado por la seguridad

La Torre Eiffel se ha convertido en el símbolo de una Nochevieja marcada por las medidas preventivas de seguridad y las detenciones de seis supuestos terroristas durante la mañana del jueves que planeaban atentar contra Bruselas. El miedo que el autodenominado Estado Islámico trata de infundir en Occidente con sus ataques no ha logrado borrar la celebración que reúne a miles de personas a los pies de los Campos Elíseos. El consistorio parisino, que ha desplegado hasta 11.000 efectivos, ha asegurado que, con este fin de año, la capital francesa pretende demostrar que "sigue en pie". Esta valentía respaldada por un incremento en la protección ante el riesgo de un ataque yihadista se ha trasladado al resto de capitales europeas, ya que la amenaza es global. Londres ha diseñado un dispositivo de más de 3.000 agentes de policía para no cancelar el espectáculo de fuegos artificiales en las inmediaciones del Támesis y Roma ha mantenido el clásico concierto del Circo Máximo, también después de adoptar medidas extaordinarias. En Madrid, 600 agentes han controlado los accesos a la Puerta del Sol y se ha marcado un aforo de 25.000 personas. A pesar de la lógica cancelación de algunos espectáculos, las capitales europeas, encabezadas por unos Campos Elíseos iluminados, han mantenido la esencia de sus fiestas de Fin de Año, conscientes de que no se puede claudicar ante un peligro que es real.

La vía penal se abre al pacto de precios de las gasolineras

La Audiencia Nacional ha visto indicios delictivos en las petroleras por pactar el precio de la gasolina y ha dado un paso que puede marcar un importante precedente para acabar de una vez con este tipo de prácticas, al iniciar una investigación por la vía penal. Por primera vez un abuso de esta naturaleza saldrá del ámbito contencioso administrativo. El Tribunal ha tirado por tierra los recursos de Repsol, Cepsa, Galp, Disa y Meroil y dirimirá si existe un delito de alteración de los precios, lo que podría acarrear penas de hasta dos años de cárcel a los directivos de las compañías y su inhabilitación como operadores en el sector entre uno y dos años. La Comisión de la Competencia (CNMC) ya multó con 32,4 millones de euros a estas empresas, pero no está claro que una multa sea lo suficientemente disuasoria ante una treta ilegal que es recurrente entre las petroleras. No es admisible que los consumidores sufran en sus bolsillos la subida del precio de los carburantes cuando el Brent se dispara y, sin embargo, no se beneficien de una rebaja cuando el barril se desploma en los mercados internacionales.