El merodeador

Nuevas elecciones: un escenario cada vez más probable , Una joven 'arrepentida' reabre el debate de la eutanasia en Bélgica , El presidente de la República Checa, en contra de los valores europeos

Nuevas elecciones: un escenario cada vez más probable

Este lunes se clarificará el incierto panorama dejado por las elecciones del 20D. Pedro Sánchez acude al Comité Federal del PSOE tras haber mantenido este domingo una tensa reunión y posterior cena con los barones de su partido. Los líderes territoriales socialistas, alineados en torno a Susana Díaz, enseñaron los dientes a su secretario general y reiteraron su postura: no a Rajoy, no al PP y no a Podemos y su propósito de celebrar un referéndum en Cataluña. Es más, los barones, que rechazan la intención de Sánchez de buscar su investidura con el apoyo de Podemos y los partidos nacionalistas, le advirtieron de que debe ser el Comité en su conjunto quien decida la política de pactos y no sólo el secretario general. De confirmarse esta posición, las nuevas elecciones serán prácticamente inevitables y el futuro de Sánchez al frente del PSOE penderá de un hilo. Además, tanto Iglesias como Rivera volverán este lunes a reunirse con Rajoy. Podemos, confiado en que saldría beneficiado por la probable polarización del voto, ve con buenos ojos una vuelta a las urnas. Sólo Ciudadanos, que se abstendrá cuando Rajoy sea votado en la cámara, es partidario de un gran acuerdo para no someter a los españoles a la tensión de unas nuevas elecciones. Este horizonte es cada vez más próximo.

Una joven 'arrepentida' reabre el debate de la eutanasia en Bélgica

El caso de una joven de 24 años a la que le fue concedido el derecho a la eutanasia por "sufrimiento mental" y que se arrepintió en el último momento ha reabierto en Bélgica el debate sobre la muerte asistida. En este país, una ley vigente desde 2002 permite aplicar la eutanasia no sólo a quienes padecen enfermedades físicas incurables que producen un dolor insoportable, sino también a quienes viven subyugados por un sufrimiento mental "constante que no puede aliviarse". La decisión de esta joven de seguir viviendo ha exacerbado la polémica, lógicamente, porque es difícil saber hasta qué punto un enfermo mental es capaz de decidir con autonomía. Los partidarios de reformar esta ley insisten en que ni siquiera existen criterios objetivos que permitan determinar que el carácter incurable de algunas patologías mentales impida vivir con dignidad. Aquellos que apuestan por la continuidad de la norma aseguran que cuando el sufrimiento psíquico es "insondablemente profundo", la muerte asistida es "lo mejor que puede ofrecer" el sistema sanitario. Este caso demuestra que el de la muerte asistida no es un debate como los demás, y que lo primero que debe garantizar una sociedad avanzada es el acceso universal a cuidados paliativos que eviten el sufrimiento y el encarnizamiento terapéutico.

El presidente de la República Checa, en contra de los valores europeos

El presidente de la República Checa, Milos Zeman, ha dicho en su discurso de Navidad que los refugiados deberían combatir al Estado Islámico en sus países en lugar de huir. Una afirmación tan disparatada y egoísta como ésta es sintomática de la falta de unidad y la incapacidad de Europa para gestionar su crisis humanitaria más grave desde la Segunda Guerra Mundial. Parece mentira que el presidente de un país que ha recibido la asistencia financiera de Bruselas se muestre tan insolidario. El presidente checo no sólo ha criticado la llegada de los inmigrantes, sino que la ha descrito como una “invasión organizada”, lo que supone una afirmación absurda e irresponsable que sólo alimenta la xenofobia. Cuando Zeman pregunta retóricamente por qué no han cogido las armas los refugiados, parece olvidar que en Siria e Irak han muerto más de 200.000 personas desde que empezó la guerra, muchas de ellas luchando precisamente contra el avance del EI. Lamentablemente, el presidente de la República Checa ha aprovechado su discurso de Navidad para lanzar un mensaje antagónico a los valores europeos.