El merodeador

La onerosa factura del rescate que Rajoy niega que se produjo , La caída de Kirchner pone fin al retiro dorado de Garzón , Hay que vigilar el compromiso saudí en la guerra contra el EI

La onerosa factura del rescate que Rajoy niega que se produjo

Rajoy aseguró en su intenso careo con Sánchez que España no había sido rescatada, que Europa sólo prestó dinero a las cajas en condiciones óptimas. Es falso. El memorando suscrito en 2012 entre la troika y el entonces ministro de Economía Luis de Guindos fue una operación de auxilio a España, necesaria para salvar el sistema financiero. El dinero empleado para reestructurar cajas y bancos intervenidos desde 2009 ha superado los 100.000 millones de euros: 41.000 aportados por los socios europeos, sin cuya ayuda la quiebra estaba asegurada, y 59.000 a través de distintas líneas de ayudas del Estado y a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FROB) desde 2009. De todo ese dinero ya se han perdido 40.000 millones, pero la factura es mayor. El banco malo o Sareb empleó 2.200 millones en comprar activos tóxicos cuya devolución hay que descartar y utilizó otros 2.600 millones en asegurar parte de la rentabilidad de los activos que ponía en el mercado para hacerlos atractivos. Además, la contrapartida del auxilio exterior fueron duros recortes y restricciones del crédito a las familias y empresas. Los eufemismos del presidente ni han eximido ni eximen a nuestro país de lo mucho que ha costado el rescate.

La caída de Kirchner pone fin al retiro dorado de Garzón

La derrota del peronismo en las urnas ha puesto también término al lucrativo régimen de que gozaba Baltasar Garzón como asesor aúlico de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El exjuez, condenado en 2012 a once años de inhabilitación por prevaricar en la instrucción del caso Gürtel -puso en peligro el proceso al ordenar unas escuchas ilegales-, encontró una muy rentable ocupación en el Gobierno argentino. A los pocos meses de ser expulsado de la carrera judicial en España, el juez que quiso abrir una causa general contra el franquismo pese a la Ley de Amnistía, recaló en Argentina como "coordinador de asesoramiento del apartado de Derechos Humanos", un cargo equivalente al de subsecretario de Estado de la República, por la nada despreciable suma de 7.000 euros al mes. Tras la reciente victoria del liberal Mauricio Macri en segunda vuelta, a principios de este mes, Garzón presentó su "renuncia irrevocable" y decidió abandonar el país.

Hay que vigilar el compromiso saudí en la guerra contra el EI

Arabia Saudí ha anunciado este lunes una alianza con una treintena de países árabes para combatir al Estado Islámico y sus tentáculos en Irak, Siria, Libia, Egipto y Afganistán. La implicación del rey Salmán bin Abdulaziz es crucial para vencer a la organización yihadista sobre el terreno. Sin embargo, la evidencia de que la Monarquía árabe lleva financiando a grupos terroristas desde 1970 arroja dudas sobre el alcance de su compromiso. Hay expertos que aseguran que el régimen saudí es el primer interesado en erradicar el EI, pero otros analistas han acusado a organizaciones e individuos de este país de estar financiando el autoproclamado califato de Al-Baghdadi. La comunidad internacional debe comprobar si Arabia Saudí es un socio digno de fiar en la guerra contra el yihadismo, y tomar medidas al respecto. Resulta sospechoso que en una dictadura tan férrea existan canales de financiación que operan a espaldas del Gobierno.