El merodeador

Cuatro años con menos luces pero un 11% más caras , La gestión cultural, otro suspenso en el balance de la legislatura , Maduro amenaza con obstruir la voluntad de las urnas

Cuatro años con menos luces pero un 11% más caras

En los últimos cuatro años el titular de Industria, José Manuel Soria, no se ha cansado de asegurar que bajaría el precio de la luz, pero lo cierto es que desde 2011 la factura eléctrica para los consumidores domésticos se ha incrementado un 11%. Es cierto que hubo rebajas en 2013 y 2014 que permitieron al ministro presumir de su reforma eléctrica. Pero la media aritmética demuestra que Soria no ha cumplido su promesa pese a que el consumo global bajó un 4,6% debido a la crisis. Otro de los mantras fallidos del Gobierno ha sido que esta legislatura acabaría con el déficit de tarifa: esto es, con el plus que cada consumidor venía pagando en su factura para compensar a las compañías por la diferencia real entre lo que costaba producir y distribuir la electricidad y lo que se venía pagando por ella. Ahora mismo se ha equilibrado el sistema, de tal modo que ya no se genera más ese déficit, pero aún quedan por pagar 26.000 millones a las eléctricas que repercutirán a los hogares y empresas. Por si esto fuera poco, los impuestos a la luz han pasado del 19,38% al 21,37 en cuatro años. Con los números sobre la mesa, Soria no tiene motivos para presumir de gestión.

La gestión cultural, otro suspenso en el balance de la legislatura

Mariano Rajoy ha sido el primer ministro de Cultura en convertirse en presidente del Gobierno. Sin embargo, lo primero que hizo al llegar al poder fue fusionar este departamento con el de Educación. Esta degradación de rango ministerial ha tenido consecuencias nefastas para el área que dirige el secretario de Estado, José María Lassalle, más allá de las derivadas de los profundos recortes impuestos por Cristóbal Montoro. La devaluación de la cultura es lógica con la idiosincrasia de un presidente que no va al teatro, ni al cine, ni escucha música, ni lee. Esta falta de sensibilidad ha tenido su correlato en las leyes aprobadas y pendientes. El drástico recorte del sistema de desgravaciones por subvenciones no ha sido compensado con una reforma de Ley de Mecenazgo, de tal modo que el patrocinio cultural en España ha quedado a merced de la filantropía. La Ley de Propiedad Intelectual carga sobre los consumidores la compensación por copia privada. La Ley del Cine se ha aprobado hace sólo unos días. Y el IVA sobre la cultura, que es uno de los más altos de Europa, ha provocado la pérdida de 3.500 empleos en este sector. Mariano Rajoy ha convertido la cultura en la auténtica 'asignatura maría' de su Gobierno.

Maduro amenaza con obstruir la voluntad de las urnas

Según confirman los últimos resultados de las elecciones legislativas del pasado domingo en Venezuela, la Mesa de Unidad Democrática, que une a los partidos de la oposición, ha conseguido una mayoría cualificada de dos tercios del nuevo Parlamento. Los 112 diputados obtenidos permitirán a la coalición realizar reformas profundas e incluso cambios constitucionales que podrían revertir gran parte de la herencia chavista, como por ejemplo aprobar una ley de amnistía de presos políticos y hasta convocar un referéndum revocatorio para poner fin al mandato de Nicolás Maduro. Ante esta posibilidad, el presidente ha transformado su aceptación inicial del resultado por una amenaza flagrante y ha expresado su total desprecio por el proceso democrático al advertir que está dispuesto a "ir al combate" para preservar el poder. Asimismo, ha dejado claro que no apoyará ninguna ley de amnistía que apruebe la cámara. El choque entre el legislativo surgido de las urnas y la actitud obstrucionista del sucesor de Chávez sitúa al país al borde de un enfrentamiento civil.