Picalagartos

Sur de PI

  1. Opinión
  2. Podemos
  3. Andalucía
  4. Teresa Rodríguez
  5. Crisis partidos
  6. Partidos políticos
  7. Política

En Andalucía no se quería tomar el Cielo por asalto. Por ahí abajo igual el asunto consistía en que los Cañamero y los Gordillo metieran el carrito del supermercado en el debate político: bandoleros de un Mercadona, jornaleros hiperactivos, que ahora se caen de las listas de Podemos a las Generales con el orgullo herido y la conciencia intacta y aceitunera. Allá que seguirán con la kefiya palestina al sol de agosto, y con la ocupación de la tierra en cada barbecho de los Alba hasta que lleguen los del cuartelillo y se pongan unos frente a otros, con los brazos en jarra. Y así los mismos -y lo mismo- desde Lorca y mucho antes.

Podemos se descompone al calor de la unidad popular que no fue, y por el sur el partido muere ante esa clase media a la que le faltan tantos lunes. Allí domina lo posible el ‘clan Kichi’. Teresa y Kichi, Kichi y Teresa Rodríguez, con esa noción del virrenaito que por debajo de los desmontes de Despeñaperros se tiene de todo lo nacional. A Kichi se le rebelan las vecinales de Cádiz, que siguen friendo las mojarras con aire y con el mismo desconchón en la casapuerta. A su parienta, a Teresa Rodríguez, le imponen un centralismo que casa mal con su jipismo y con sus pulseras en los atardeceres en Caños de Meca. Llevaron como programa un mojito en cada desahucio, y ahora les pasa que el invento del altavoz y de la tortilla okupa se les cae ante la realidad social. Y ante todo un departamento entero de Políticas que se sienta un día con la patronal y que siente el confort de la socialdemocracia. Sorpasso.

Ocurre que Teresa Rodríguez enfrenta su cortijada heterogénea a Pablo Iglesias. Y que Iglesias impone cuneros y afines como todo hijo de vecino con voluntad de mando y capacidad de 'dedazo'.

Por Jaén y por Teresa Rodríguez va al Congreso un condenado con la mano larga por agredir a un concejal socialista en Jódar. A Iglesias se le va al primer aviso un tertuliano, Pérez Royo, entre otros. A PI el profundo Sur empieza a darle la espalda.

Con tino y sentido, el juez Castro le da largas; otros juristas le juran unas lealtades que rechinan.

Hablo con uno de los últimos fichajes andaluces de PI. Lo veo tan descreído y tan lúcido que no sé si darle el pésame. O un par de vidas del Candy Crush.