El merodeador

Tarjeta roja de Albert Rivera a Mariano Rajoy , 'Operación Canalejas', un expolio tolerado , Nuevo varapalo de la Comisión Europea a los Presupuestos , Negociar con Asad: un pacto inevitable con el diablo

Tarjeta roja de Albert Rivera a Mariano Rajoy

Albert Rivera ha aprovechado la recepción del 12 de Octubre para sacar tarjeta roja a Mariano Rajoy: "No hemos montado todo esto para que sea presidente". El líder de Ciudadanos deja claro al PP que, de necesitar su apoyo para formar Gobierno, la candidatura de Rajoy sería un impedimento insalvable. Rivera sabe que Ciudadanos crece en los sondeos porque merece la confianza de muchos electores decepcionados con Rajoy, así que actúa con responsabilidad cuando deja claro de antemano que no le apoyaría. Si el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no pierde ocasión de subrayar que está dispuesto a llegar a acuerdos con cualquier candidato "excepto con Rajoy", ahora es Rivera quien lo descarta defintivamente. La pelota está en el tejado del PP, que debe valorar hasta qué punto el candidato y presidente lastra sus expectativas.

'Operación Canalejas', un expolio tolerado

La paralización de la Operación Canalejas llega tan tarde que apenas servirá para hacer un inventario del patrimonio derruido. Hace tres años, Juan Miguel Villar Mir compró siete edificios en el corazón de Madrid para unirlos y construir un centro comercial y viviendas de lujo. Muchos elementos de estos inmuebles gozaban de protección especial, que desapareció inexplicablemente tras la aparición de OHL: la Comunidad de Madrid rebajó la condición de Bien de Interés Cultural, el Ayuntamiento permitió una demolición descontrolada y el Gobierno hizo oídos sordos, pese a que hay jurisprudencia del Constitucional que obligaba a impedir el expolio. Sin la complicidad y/o negligencia de las administraciones, el constructor no habría podido convertir estos edificios en una cáscara. La paralización del proyecto, a expensas de que el empresario se someta a una caución, no debería levantarse mientras no se valore el daño infligido. Además, habría que depurar responsabilidades políticas.

Nuevo varapalo de la Comisión Europea a los Presupuestos

Por segunda vez en una semana, la Comisión Europea ha vuelto a recriminar al Gobierno su proyecto de Presupuestos. Esta vez lo ha hecho con una declaración formal en la que confirma que España se desviará del objetivo de déficit tanto en 2015 como en 2016. Primero fue el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, quien sacó los colores a Guindos adelantando estas conclusiones, pero el ministro adujo que Europa se equivocaba. Ahora, una vez reafirmada la inconsistencia de las cuentas públicas, el responsable de Asuntos Exteriores, García-Margallo, ha optado por burlarse de la UE: "Con sus previsiones legitima la astrología como método". Unos Presupuestos imposibles no sólo anticipan una nueva tanda de recortes, sino que erosionan la imagen de España en Europa, donde dos de nuestros ministros se han llamado andana para intentar que Bruselas no estropee sus cuentas electoralistas.

Negociar con Asad: un pacto inevitable con el diablo

La Unión Europea ha acordado negociar con el presidente sirio, Bashar Al Asad, el inicio de una transición democrática que, no obstante, no se dará por finalizada mientras el dictador no abandone el poder. Esta decisión podría ser interpretada como un espaldarazo a un déspota que ha vulnerado sistemáticamente los derechos humanos, pero Bruselas no tenía más remedio que asumir este precio para evitar un mal mayor, como es que el país siga desangrándose en una guerra cainita. Al Asad es ahora mismo imprescindible para hacer frente al autodenominado Estado Islámico. A día de hoy, la salvación de Siria y en buena medida la guerra contra el yihadismo pasa por firmar este pacto con el diablo.