El rugido del león

Lancemos juntos EL ESPAÑOL

Hoy comienza la fase de lanzamiento de EL ESPAÑOL a través de la experiencia más participativa de la historia del periodismo en España. Durante esta primera semana, nuestra página web se publicará en la modalidad de pruebas o versión beta y sólo estará disponible para nuestros accionistas y suscriptores.

El miércoles 14 naceremos oficialmente en abierto, dispuestos a empezar a satisfacer la enorme expectativa despertada en la ciudadanía. Desde esa fecha enviaremos cada mañana a todos los usuarios registrados la newsletter "El Despertador" de EL ESPAÑOL. Y antes de fin de mes, en una fecha a determinar en función de la validación de nuestras aplicaciones, los suscriptores recibirán todas las noches "La Edición" de EL ESPAÑOL, el primer diario concebido específicamente para dispositivos móviles.

La riqueza y variedad de lo que pretende ser el proyecto editorial más innovador de la nueva era del periodismo electrónico explica este lanzamiento de forma escalonada, por etapas. Podríamos decir que si Dios creó el mundo en siete días, para EL ESPAÑOL va a necesitar un poco más de tiempo.

Desde que el 1 de enero anunciamos que nuestro periódico nacería en otoño, se ha ido moldeando como un proyecto colectivo. Los fundadores del periódico no estamos siendo sino el catalizador del anhelo de un amplio sector de la sociedad por dotarse de un medio independiente, capaz de elevar el listón de la libertad de expresión después de que, a rebufo de la crisis, la censura y la autocensura hayan avanzado en muchos medios de comunicación.

Este diagnóstico compartido explica que, en apenas mes y medio, lográramos reunir a comienzos de año a más de 5.600 accionistas, lo que ha supuesto batir el récord del mundo de crowdfunding periodístico, y que, aun antes de conocer nuestros formatos y contenidos, otras 5.000 personas se hayan sumado ya como suscriptores.

A ambos colectivos, es decir a vosotros que acabáis de acceder a EL ESPAÑOL, ha ido dirigido el "Hagámoslo juntos" que nos ha servido de lema y compromiso. Por eso celebramos el 27 de junio la Junta General de Accionistas más multitudinaria de un medio de comunicación. Por eso hemos sometido a vuestro debate y consideración tanto las Obsesiones -que resumen nuestras prioridades editoriales- como las Normas de Conducta que servirán de guía a la redacción. Por eso encontraréis en esta web dos herramientas tan útiles para evaluar nuestros contenidos y contribuir a ellos como el Botón del Accionista y el Blog del Suscriptor. Por eso os hemos pedido que durante esta primera semana hagáis de beta testers y nos ayudéis a detectar errores, corregir defectos y perfeccionar la oferta.

Podemos decir en este sentido que EL ESPAÑOL es, desde hoy, un periódico en construcción, pues no debemos ocultar que aunque hayamos pasado por nueve meses de gestación, tenemos entre manos un proyecto tan ambicioso y de una complejidad tecnológica tan grande que tardaremos semanas en completar satisfactoriamente el perímetro de nuestra oferta, formato por formato, sección por sección, funcionalidad por funcionalidad.

Por eso os pedimos ayuda para ir afinando y moldeando conjuntamente el producto. Contestad pues a la encuesta que ponemos desde hoy a vuestra disposición y hacednos llegar a través del correo suscriptor@elespanol.com o del teléfono 910 287 400 vuestros comentarios, sugerencias y quejas.

Os prometemos que desde hoy mismo se oirá "El rugidodel león" -así es como se llamarán nuestros editoriales, empezando por éste-; es decir, que desde ahora habrá una voz firme, dispuesta a denunciar los abusos del poder -de cualquier poder-, y a ejercer de "Defensor Civitatis" como dice el lema inserto en nuestro emblema.

También os garantizamos que podréis encontrar en nuestra web -y pronto en "La Edición"- periodismo de calidad en todas sus modalidades, desde los perfiles y reportajes más brillantes hasta los análisis de datos más complejos, pasando naturalmente por el periodismo de investigación, que será santo y seña de EL ESPAÑOL.

De momento os toca empezar a familiarizaros con los distintos entornos informativos a los que accedéis hoy como si fueran las habitaciones de una casa de la que acaban de daros las llaves. Así descubriréis que en realidad os ofrecemos dos páginas web en una: por un lado, el entorno principal con las historias y crónicas más elaboradas; por el otro, el flujo constante de la información a través de las "tarjetas" que navegan por ese cauce inagotable que llamamos "El Río".

Junto a ambos entornos encontraréis la suculenta "Zona Ñ", a través de la que podréis beneficiaros de múltiples ventajas como suscriptores, incluidos los sorteos para los palcos de EL ESPAÑOL en los principales estadios deportivos o en templos de la cultura como el Teatro Real.

También descubriréis, debajo de nuestras apuestas informativas de apertura, los principales temas de la actualidad política nacional e internacional agrupados bajo la denominación de "Enfoques".

Después encontraréis el "Coliseo", nuestra ágora de opinión y debate colectivo.

A continuación, la economía y la innovación ensamblados como "Ecoinn".

Luego los "Prodigios" de la ciencia y la tecnología, el "Podium" del deporte, las "Miradas" de la cultura y los "Jaleos" de la vida social.

Estamos seguros de que, a medida que os vayáis introduciendo, encontraréis esta distribución cómoda, interesante y amena. Esperamos en todo caso vuestras impresiones de primera mano.

Somos conscientes de la fuerza pero también de la responsabilidad que entraña nacer con el apoyo de más de diez mil quinientos accionistas y suscriptores. Sabemos igualmente que todas las miradas de la comunidad periodística internacional están puestas en nosotros pues no en balde desde el Financial Times al Handesblatt, desde la BBC a Associated Press, desde el Times y el Guardian a Mediapart o la Columbia Journalism Review se han ocupado ampliamente de nuestro empeño.

Estamos convencidos de que el desarrollo de la tecnología de la comunicación, y en especial de dispositivos móviles como las tabletas y los teléfonos inteligentes, permite distribuir contenidos informativos de forma mucho más eficiente y satisfactoria que a través de los canales tradicionales; y por lo tanto, como dice nuestra razón social, Nohacefaltapapel para cumplir ninguna de las tareas que una sociedad abierta espera del periodismo independiente.

Fieles a este convencimiento creemos estar en condiciones de garantizar que EL ESPAÑOL será un medio viable y fiel a su compromiso con los ciudadanos. Necesitamos, eso sí, de nuevo, vuestra ayuda. Lancémoslo juntos.