El merodeador

El cinismo de Mas ante su querella no tiene límites , Interesado reparto de licencias de televisión , Un crecimiento artificial basado en el gasto público , Primero acabar con el ISIS, luego echar a Asad

El cinismo de Mas ante su querella no tiene límites

El presidente de la Generalitat insiste en la ceremonia de la confusión para intentar salir impune de la querella que pesa sobre él por desobedecer al Constitucional. Artur Mas pretexta que "legalmente" no contravino al Tribunal el 9-N porque lo que impulsó no fue una "consulta" sino un "proceso participativo". Además, alega que el TC no respondió a una petición de aclaración de la Generalitat sobre los actos concretos que había que suspender. Lo cierto es que existía un mandato tajante que ordenaba la paralización de cuanto tuviera que ver con esa farsa de referéndum. Los jueces no iban a caer en las trampas semánticas y procesales orquestadas por Mas para ganar tiempo y seguir adelante con su plan. Sólo desde el cinismo se puede pretender que jugando con el lenguaje un delito pueda quedar impune.

Interesado reparto de licencias de televisión

El Gobierno pretende revestir de criterios técnicos lo que ha sido un reparto puramente arbitrario de las nuevas licencias de televisión. La concesión de sendos canales a Mediaset y Atresmedia, más allá de disminuir la competencia en la pequeña pantalla, busca reducir el “martilleo” que decía sufrir Rajoy por parte de los grandes grupos de cara a la campaña electoral. En este sentido, tampoco sorprende que 13TV haya sido premiada, dada la afinidad ideológica entre los populares y la cadena episcopal. Por otro lado, la licencia concedida al Grupo Secuoya era una apuesta segura. La productora ha sido habitualmente contratada por las televisiones de titularidad pública dirigidas por varios gobiernos autonómicos del PP. También resultará polémico que el Real Madrid haya recibido uno de los tres canales en alta definición, lo que puede ser interpretado como un agravio por otros clubes. Mariano Rajoy ha perpetuado un sistema de reparto caprichoso en el sector audiovisual.

Un crecimiento artificial basado en el gasto público

El Banco de España mantiene el optimismo sobre la evolución de la economía española, aunque admite que el ritmo de crecimiento se ha ralentizado en el tercer trimestre. Las previsiones de la institución que dirige Luis María Linde insisten (como el Gobierno) en que el 2015 se cerrará con un crecimiento del PIB del 3,1%. El problema es que la buena evolución económica puede tener los pies de barro, ya que la contribución negativa de la demanda externa está siendo compensada con un incremento notable de un consumo basado, principalmente, en el aumento del gasto de las administraciones públicas. De hecho, la entidad ha detectado que la aportación del gasto público al PIB será mayor de lo que estimaba hace sólo tres meses, en concreto, avanzará un 1,1% este año. Asistimos a un crecimiento artificial de la economía.

Primero acabar con el ISIS, luego echar a Asad

Este miércoles fuerzas aereas rusas han atacado varios objetivos en Siria, apenas dos días después de que Vladimir Putin hiciese un llamamiento a las Naciones Unidas a favor de una gran coalición para luchar contra el Estado Islámico. La intervención de Rusia fortalece la posición del infame presidente sirio Bashar al Asad cuando la comunidad internacional estaba negociando "permitir" la supervivencia del régimen, pero no la de su presidente, para así poder llevar a cabo una eventual transición. Sin embargo, el éxodo masivo de refugiados a Europa obliga a tomar medidas extraordinarias para solucionar esta desastre humanitario en su lugar de origen. Esto no significa que los crímenes de Asad deban quedar impunes: la prioridad debe ser combatir al Estado Islámico sin renunciar a que el presidente sirio abandone su puesto y responda por las atrocidades cometidas.