Industria

Fin de la era Benjumea: Gonvarri toma el mando de Abengoa

El grupo alcanzará el 28% de la empresa sevillana tras la ampliación de capital, tendrá cuatro consejeros y se queda al borde la OPA.

Un operario en una planta de automoción.

Un operario en una planta de automoción.

Rescate ‘in extremis’ de Abengoa. La compañía sevillana, acuciada por las deudas y en fase de negociación con la banca, ha encontrado un ‘caballero blanco’ que le salve de un incierto destino. Se trata de Gonvarri Steel (filial de Corporación Gestamp y Arcelor), el gigante del acero y el sector auxiliar del automóvil, que ha firmado un acuerdo de inversión con la empresa sevillana para asegurar su viabilidad.

La operación de salvamento no sólo solventa la papeleta de sus actuales dueños (los Benjumea), sino también de los acreedores, la gran banca que financiaba a Abengoa y sus proyectos de renovables. La empresa propiedad de la familia Riberas y Arcelor (35%) se quedará al borde de la obligación legal de lanzar una OPA, ya que tendrá el 28% de las acciones de Abengoa y ocupará cuatro de los 13 puestos del consejo de administración.

Caída de los Benjumea

La familia Benjumea, actual mayor accionista de la empresa a través de Inversión Corporativa IC, queda desplazada a un lugar testimonial. Su representación pasará de cinco asientos a uno solo en el órgano de gobierno de Abengoa, después de fracasar en su intento de captar fondos para inyectar nuevo dinero en la multinacional de las energías renovables.

La operación pone fin a toda una era en la empresa familiar, controlada por las familias Benjumea y Abaurre desde su fundación en 1941. Hasta este verano, su participación accionarial en Abengoa superaba el 60%, porcentaje que bajaría al 40% tras la ampliación.

Sin embargo, la incapacidad para suscribir su parte en la ampliación le ha dejado prácticamente fuera de la futura empresa, ya con la entrada de Gestamp en el accionariado.

Una inversión con condiciones

En una primera ampliación de capital, Gonvarri Steel, filial de Corporación Gestamp y en la que Arcelor Mittal todavía mantiene un 35%, aportará 150 millones de euros, que dota de oxígeno a la empresa de cara a las negociaciones con la banca -HSBC, Santander y La Caixa, sobre todo- para reestructurar su deuda.

En una segunda fase, la compañía de la familia Riberas se compromete a acudir a otra ampliación de 400 millones con su parte accionarial, es decir, tendrá que aportar 112 millones más.

La inversión de Gonvarri está condicionada a que se mantenga el apoyo a la ampliación de capital de 650 millones que tenía en marcha Abengoa por parte de los bancos aseguradores de la operación, con el Santander, HSBC y Credit Agricole a la cabeza.

Las entidades financieras han encontrado en Gestamp al nuevo socio industrial que dirija a partir de ahora el futuro de Abengoa y pueda poner en orden una empresa que estaba al borde la quiebra.

Pese a las desinversiones realizadas en los últimos tres años (venta de Telvent, salida a bolsa de Abengoa Yield…), la deuda de Abengoa no se ha reducido lo suficiente. Su deuda financiera neta ascendía a unos 6.400 millones de euros, aunque su posición bruta con préstamos bancarios superaba los 9.000 millones. Su valor en bolsa al cierre del viernes se situó en los 850 millones de euros. Hoy era la empresa del Ibex 35 con más problemas.

A este callejón sin salida ha llegado después de haberse sobreendeudado en proyectos ligados a la generación de electricidad mediante renovables poco maduras como la termosolar e infraestructuras megalómanas en España, EEUU o África.

En este sentido, la deuda ‘project finance’ asociada a las actividades de Abengoa -con cargo a un proyecto o infraestructura concreta- elevaba la exposición de la banca a una potencial quiebra de la empresa hasta los 20.000 millones, según datos de Reuters.

Un nuevo socio de acero

El nuevo socio de la empresa es un gigante internacional con base en España, que se encuentra ligado a la dirección de la familia Riberas, una de las 10 grandes fortunas españolas según la revista Forbes. 

Corporación Gestamp tiene tres áreas de negocio principales: acero, automoción y renovables. En 2015 facturará 7.000 millones, cifra que le convierte en una de las principales empresas españolas. 

Gonvarri Steel Industries es una de esas tres filiales de Corporación Gestamp, aunque también está participada por el gigante del acero Arcelor Mittal con un tercio de las acciones, según datos del registro mercantil.

La multinacional del acero es el resultado de la fusión de la española Aceralia, la francesa Usinor, la luxemburguesa Arbed y Mittal, grupo holandés de origen indio.Gonvarri tiene más de 50 años de historia como empresa independiente y ha diversificado su actividad siderúrgica hacia la seguridad vial y componentes para el sector de las energías renovables.