Grupo Volkswagen

El ‘efecto Volkswagen’ ya lastra a toda la industria alemana

La encuesta de expectativas que elabora ZEW cae mucho más de lo esperado, con especial virulencia en el sector del automóvil

La mancha de Volkswagen se extiende a la industria alemana

La mancha de Volkswagen se extiende a la industria alemana Reuters

El escándalo de Volkswagen no le saldrá gratis a la industria alemana. La manipulación sistemática de los controles de emisiones de la compañía ha puesto una gran interrogación sobre la calidad de los productos que exporta el país y por la fragilidad de sus controles de calidad. Justo sobre los pilares que sostienen la buena salud del sector industrial alemán.

Como no podía ser de otra manera, el primer afectado por el escándalo ha sido la confianza y, en economía, la confianza lo es todo. Hoy se ha conocido la primera encuesta de sentimiento empresarial en Alemania desde que saltara la noticia de Volkswagen y los, la que publica mensualmente el Instituto alemán de Investigaciones Económicas (ZEW), y los resultados reflejan que la incertidumbre se ha instalado entre las compañías del país.

Volkswagen y los emergentes han enfriado las expectativas de la industria de Alemania

El indicador de confianza de octubre ha caído más de lo esperado, hasta 55,2 puntos, desde los 64 puntos que esperaba el consenso de mercado recogido por Bloomberg. Todos los sectores, salvo el de la construcción y el de servicios, han empeorado su situación en octubre respecto al mes de septiembre.

El más castigado de todos ellos ha sido el del automóvil, como no podía ser de otra manera, y no sólo por el deterioro que ha sufrido, sino porque es el más pesimista con el escenario actual. Y eso que los sectores bancario y de utilities llevan unos años de travesía por el desierto en Alemania. La confianza de las automovilísticas estaba en máximos históricos hace sólo seis meses, en 55,8 puntos y ahora ya está cerca de su nivel más bajo, en -56,2 puntos.

graf

graf

Las empresas alemanas no sólo realizan una valoración pesimista del escenario actual, sino que también tienen unas expectativas de futuro poco halagüeñas. "El escándalo de los gases de escape de Volkswagen y la debilidad de crecimiento de los mercados emergentes han enfriado las perspectivas para Alemania", reconoce el presidente del ZEW, Clemens Fuest. El indicador de expectativas cae también más de lo esperado en octubre, ya que las casas de análisis esperaban un deterioro hasta la zona de 6,5 puntos y se ha desplomado hasta 1,9 puntos, el peor dato en un año.