La candidata a las presidenciales francesas Marine Le Pen antes del debate

La candidata a las presidenciales francesas Marine Le Pen antes del debate Reuters

Burkini

El burkini enfrenta a Le Pen y Macron durante el primer debate electoral en Francia

La líder del partido ultraderechista increpó a Macron acusándole de no ver la gravedad de la situación: "Hace unos años no había burkinis en las playas", lamentó. 

E. A / Agencias

Los cinco principales candidatos de los once que se presentan a los comicios del próximo 23 de abril -Marine Le Pen, Benoît Hamon, François Fillon, Jean-Luc Mélenchon y Emmanuel Macron- se han enfrentado en un debate en la cadena gala TF1 en el que han expuesto cada uno de sus programas electorales.

Uno de los temas que se abordaron en el debate que más tensión provovó fue el de la laicidad, un tema que ha adquirido importancia capital en Francia tras la polémica desatada el pasado verano cuando una mujer fuera obligada a quitarse el burkini -bañador que usan las mujeres musulmanas que cubre el cuerpo y el cabello- en una playa de Niza en cumplimiento de la prohibición de su uso.

Fue precisamente el traje de baño islámico lo que centró el primer choque entre los dos candidatos favoritos. En su turno, la ultraderechista Le Pen insinuó que el centrista Macron defiende su uso afirmando que no ve la gravedad de la situación: "Hace unos años no había burkinis en las playas".

Según la candidata del Frente Nacional, quién aseguró que quiere "poner fin a la inmigración, legal e ilegal", el burkini es un ejemplo de comunitarismo y violación de la laicidad. "¿Usted estaba a favor, o no?", le espetó. "No necesito ningún ventrílocuo. Sobre el burkini, estoy a favor de evitar convertirlo en un gran debate sobre la laicidad. Usted cae en la trampa de dividir a los franceses", replicó Macron, que no definió demasiado su postura al respecto.

Laicidad frente a los derechos de la mujer

Y es que la laicidad se ha convertido en un arma no solo electoral, sino también del debate identitario de Francia al que hay que sumar la controversia por los derechos de las mujeres. 

La polémica sobre el burkini ha ido en aumento desde que en agosto de 2016 la Policía gala obligara a una mujer que estaba tomando sol en una playa de Niza a quitarse su 'hijab' (que solo cubre pelo, orejas y cuello) y sancionarla con una multa.

La prohibición surgió tras el atentado el 14 de julio, donde un camión atropelló a cientos de personas mientras disfrutaban de una fiesta de fuegos artificiales y luego del asesinato 12 días después de un cura católico cerca de la norteña ciudad de Rouen .

Villeneuve-Loubet, al oeste de Niza, fue uno de los primeros de los 15 pueblos en prohibir el burkini, sin embargo, el Consejo de Estado francés decidió finalmente suspender el veto al polémico traje de baño.