Alemania

El presunto yihadista que se coló en los servicios secretos alemanes es de origen español

La Fiscalía de Düsseldorf confirma a EL ESPAÑOL que el topo que quería atentar contra la propia sede de inteligencia nació en España.

Sede central de los servicios de inteligencia alemanes BfV en Colonia.

Sede central de los servicios de inteligencia alemanes BfV en Colonia. BfV

  1. Alemania
  2. Terrorismo
  3. Inteligencia
  4. España
  5. Yihadismo

El padre de familia de 51 años que en abril de este año entró en la plantilla del servicio de inteligencia doméstico alemán (BfV) para recabar información y cometer un acto terrorista contra el propio organismo, es de origen español y actualmente con nacionalidad alemana, según ha confirmado a EL ESPAÑOL la Fiscalía de Düsseldorf, que lleva el caso, tras la información adelantada por algunos medios alemanes.

El presunto terrorista está acusado de "preparar un acto violento grave" para la seguridad del Estado, "intentar dañar secretos" del servicio de inteligencia y de haberse declarado dispuesto a cometer un crimen, explica además un comunicado de la Fiscalía.

El presunto terrorista se prodigaba por internet bajo distintos alias con los que no ocultaba su ideología yihadista ni deseos de venganza. Así acabó chateando hace cuatro semanas con otro espía alemán que se hacía pasar por un islamista radical afín, detalla Süddeutsche Zeitung.

El acusado propuso a su interlocutor "dar acceso a la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV) a personas afines para facilitar un crimen contra los 'infieles'", informa la Fiscalía. Se declaró "dispuesto a todo, para ayudar a los hermanos". Sin embargo, la Fiscalía explica a este diario que las investigaciones por el momento no indican que hubiera planes "concretos" para cometer un atentado.

El sospechoso era empleado de banca y se había convertido al islam en 2014 y se radicalizó a espaldas de su familia, posiblemente entrando en contacto con un clérigo salafista en Austria, un extremo que aún deben comprobar los investigadores, indica el Frankfurter Allgemeine. Cuando comenzó a trabajar para el BfV en abril de este mismo año, le encomendaron precisamente observar los entornos salafistas violentos, sin que hubiera despertado sospecha alguna durante el proceso de selección y adiestramiento, según los medios alemanes.

La detención del topo yihadista, que ha confesado parcialmente las acusaciones, fue desvelada el martes por la tarde, tras una información del medio Der Spiegel, aunque había sido arrestado días antes. Está casado y tiene 4 hijos, detallan los medios alemanes.