Saint Etienne du Rouvray

La madre de uno de los terroristas de Normandía: "Es súper bueno, no haría daño ni a una mosca"

Antes de que el ADN confirmara las sospechas sobre Abdel Malik Petitjeun, Yamina pedía que dejaran de acusar a su "niño". Ahora sigue sin poder creerlo: "No hice un diablo". 

Amaq ha publicado un vídeo con los dos autores del atentado en Normandia

Amaq ha publicado un vídeo con los dos autores del atentado en Normandia

  1. Saint Etienne du Rouvray
  2. Terrorismo
  3. Estado Islámico
  4. Francia
  5. Normandía

La policía encontró el carnet de identidad de Abdel Malik Petitjeun cuando fue a registrar el domicilio del primer terrorista identificado del ataque en una iglesia de Saint Etienne du Rouvray (Normandía, Francia). La cara de este francés de 19 años se parecía mucho a la foto -sin nombre ni domicilio- que cuatro días antes (el viernes) habían distribuido los servicios antiterroristas franceses entre las fuerzas de seguridad del Estado advirtiendo de que planeaba atentar en el país.

Su madre, Yamina, se negaba a creer que su hijo hubiera actuado junto a Adel Kermiche, también francés de 19 años, para degollar al sacerdote Jacques Hamel mientras celebraba misa este martes. La policía registró también su domicilio y la emisora France Bleu pudo hablar con ella el miércoles.

"Conozco a mi hijo, ha salido de mi vientre. Le conozco muy bien, tenemos mucha complicidad. Es bueno, ni siquiera tocaría a un animal (...), es tranquilo", describía a ritmo acelerado en su domicilio de Aix les Bains, entre Lyon y la frontera con Suiza, Yamina antes de que el ADN confirmara las sospechas de los investigadores.

Pertenecemos al islam, leemos el Corán, da igual. Tenemos una kalashnikov... ¿Qué le reprochan a mi hijo?

Se quejaba de que se mezclaran unas informaciones con que su hijo pudiera ser un terrorista: "Pertenecemos al islam, leemos el Corán, da igual. Tenemos una kalashnikov (...). ¿Qué le reprochan a mi hijo? ¿Haber participado en el atentado de la iglesia? No tiene nada que ver". Al borde del llanto, esta madre que vivía con su hijo de 19 años y su hija de 17 en un piso de esta pequeña localidad francesa reclamaba la inocencia de su pequeño.  

"No haría daño ni a una mosca. No pega a nadie. Mi niño es súper bueno", defendía. Contaba que habían viajado a distintos lugares de Francia (París, Nancy...) y aseguraba: "Todo el mundo dirá que mis hijos están muy bien educados (...). No tiene nada que ver [con el atentado]. Hace falta parar [de acusarle] ya". 

Cuando hizo estas declaraciones no había visto aún la reivindicación en forma de vídeo de su hijo junto a Adel Kermiche, en el que ambos declaraban su fidelidad al grupo terrorista Estado Islámico.

Su hijo estaba fichado como "amenaza" terrorista

Unas horas después de que Yamina hiciera estas declaraciones,la Fiscalía francesa ha hecho pública la identificación de su hijo como el segundo autor del ataque en Saint Etienne. Tampoco entonces lo ha creído:

"Es imposible. No hice a un diablo", ha recalcado esta madre ante los micrófonos de la televisión BFMTV y otros medios franceses, a quienes ha asegurado que nunca habían hablado sobre Estado Islámico. Yamina ha explicado que su hijo estaba pasando una temporada en Nancy, visitando a su primo, y que no sabía nada de él desde la tarde del lunes, sólo unas horas antes del atentado.

Resulta que su hijo estaba fichado por un lado desde que a finales de junio Turquía le impidiera llegar a Siria en su presunto intento de unirse a las filas del EI; por otro lado, con una foto que los servicios secretos de otro país había facilitado en días pasados a Francia bajo la advertencia de que suponía una "amenaza para el territorio nacional".

En Francia, existe una línea telefónica establecida por las autoridades para atender a personas que sospechan sobre la posible radicalización de un ser querido o de su entorno. Una organización sin ánimo de lucro también atiende a personas como Yamina, que se enfrentan a la incomprensión de encontrarse con que un ser en el que confiaban y a quien quieren se ha convertido o puede convertir en un asesino.

En España, la web Stop Radicalismos habilitada por el Ministerio del Interior en diciembre de 2015 también ofrece un canal a los ciudadanos para compartir de forma anónima información sobre personas que puedan estar en proceso de fanatización violenta, ya sea yihadista o de otra índole.