Turquía

Una bomba durante una boda deja al menos 50 muertos en Turquía

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, señala al Estado Islámico como probable autor de la masacre y apunta que un terrorista suicida "de 12 a 14 años" llevó a cabo el atentado. 

Asistentes a la boda, junto a una de las víctimas

Asistentes a la boda, junto a una de las víctimas

  1. Turquía
  2. Atentados terroristas

Un terrorista suicida de "12 o 14 años" provocó anoche una masacre en una boda kurda en la ciudad turca de Gaziantep. Al menos 51 personas han muerto y otras 69 han resultado heridas, según el último balance de víctimas ofrecido por las autoridades turcas. El presidente Erdogan ha apuntado que el atacante adolescente "se hizo detonar o fue detonado" y señala al Estado Islámico como probable responsable del atentado. 

Desde el primer momento, políticos y autoridades locales han calificado esta explosión como un acto de terrorismo.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, ha condenado el atentado en un comunicado, accesible en su web, en el que pide "paciencia y fortaleza" a la nación. "Un terror que es tan enemigo de la humanidad que lanza una bomba contra un lugar de bodas, sin respetar ningún valor, ha mostrado su rostro convirtiendo una boda en un lugar de luto", reza la nota.

"Continuaremos la lucha con decisión contra esta vil organización terrorista que atenta contra la inocencia y la vida", afirma la nota, sin precisar quiénes son los responsables. También un comunicado del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, condenó el atentado y prometió que "no se comprometerá" la convivencia en el país. "Este juego canalla no va a funcionar en Gaziantep", aseveró.

La fiesta tenía lugar en una céntrica calle de Gaziantep, centro neurálgico del sur de Turquía, a unos 50 kilómetros de la frontera siria y lugar de retaguardia para numerosos movimientos armados sirios.

La ciudad se halla fuera del ámbito de actuación habitual de la guerrilla kurda, que los últimos días ha lanzado varios ataques contra comisarías de la policía en otras provincias del sureste de Turquía.

La Autoridad de Radio y Televisión turca (RTÜK) ha impuesto una prohibición temporal a los medios, vetando todo tipo de información "sobre el momento o las circunstancias de la explosión, el trabajo de los empleados públicos y los heridos o muertos" con el fin de "no obstaculizar la aclaración del suceso y la detención de sospechosos".

De esta prohibición de exceptúan "las declaraciones de las autoridades competentes", señala el organismo en un comunicado divulgado en su página web.