Protestas contra las marchas supremacistas en Virginia.

Protestas contra las marchas supremacistas en Virginia. Reuters

EEUU

El alcalde de Charlottesville habla de terrorismo y la Casa Blanca cubre a Trump

Un portavoz asegura que el presidente de EEUU se refería a los movimientos supremacistas cuando condenó el odio. Sin embargo, el alcalde de Charlottesville le pide que zanje la cuestión ya.

E.E. | AGENCIAS

El alcalde de Charlottesville, el demócrata Mike Signer, ha asegurado que el atropello que este sábado causó la muerte de una persona y más de 20 heridos fue un "acto de terrorismo" e instó al presidente estadounidense Donald Trump a que zanje la cuestión.

"Fue un acto de terrorismo en el que se usó un coche como arma", indicó Signer en una entrevista en la cadena NBC, al comentar la violenta jornada. Y añadió: "Corresponde al presidente Trump decir que ya basta".

El alcalde afirmó que Trump ha impulsado a estos grupos racistas con sus agresivos discursos: "Miren la campaña electoral que llevó a cabo", indicó Signer.

El mandatario ha sido objeto de fuertes críticas después de que ayer condenase "el odio y el fanatismo" y calificase de "terrible" lo sucedido, pero no citó expresamente a los supremacistas blancos que habían convocado la marcha, entre los que se encontraba el exlíder del Ku Klux Klan David Duke.

Por eso, la Casa Blanca ha querido salir en defensa de su presidente y ha asegurado que la condena del sábado del presidente Donald Trump al acto "de odio y fanatismo" en Charlottesville también se refería a los supremacistas blancos que convocaron la marcha "Unir a la Derecha".

"El presidente dijo ayer con mucha contundencia que condena todas las muestras de violencia, fanatismo y odio", indicó la Casa Blanca en un comunicado, que agrega que "por supuesto, eso incluye supremacistas blancos, el Ku Klux Klan (KKK), neonazis y todos los grupos extremistas".

Más contundente en su condena ha sido la hija de Donald Trump. Ivanka ha publicado dos tuits en los que afirma que "no debería haber espacio en la sociedad para el racismo, la supremacía blanca y los neonazis". "Todos debemos unirnos como estadounidenses y conformar un país unido", ha concluido.

Quien sí ha querido dejar clara su condena ha sido el expresidente de EEUU, Barack Obama, que ha utilizado una frase de Nelson Mandela para dejar claro su rechazo.

"Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel. Las personas deben aprender a odiar y si pueden aprender a odiar, pueden ser enseñados para que amen. El amor llega con más naturalidad al corazón humano que su contrario", ha escrito explicando que sus palabras son una cita de Mandela.

Tres muertos en un día

La ciudad universitaria de unos 50.000 habitantes, a apenas 200 kilómetros de Washington, se ha despertado consternada por la caótica jornada del sábado tras los violentos choques por una marcha de supremacistas y nacionalistas blancos.

Poco después, un conductor embistió contra un grupo de opositores a la marcha racista después de que ésta fuese cancelada por las autoridades. Como consecuencia, una mujer de 32 años falleció y una veintena de personas sufrió heridas de diversa consideración.

Además, dos agentes de la policía estatal de Virginia fallecieron tras estrellarse el helicóptero en el que viajaban y que estaba ayudando en las labores de vigilancia para proteger la seguridad en la ciudad.

Hoy domingo, el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, intervendrá en dos iglesias de Charlottesville para transmitir sus condolencias a las víctimas y llamar a la unidad.