El uso de ordenadores y tablets en cabina podría prohibirse con esta medida.

El uso de ordenadores y tablets en cabina podría prohibirse con esta medida.

SEGURIDAD AÉREA

EEUU y Reino Unido obligarán a facturar dispositivos electrónicos en vuelos desde el mundo árabe

Las medidas afectan a Oriente Próximo y el norte de África. La Administración Trump cita una amenaza terrorista no identificada. 

E.E.

El Gobierno de Theresa May ha seguido los pasos de la Administración Trump y ha anunciado este martes restricciones a los aparatos electrónicos que pueden llevar en cabina los pasajeros procedentes de varios países de mayoría musulmana.

Así, dispositivos como portátiles, tabletas y teléfonos que superen las dimensiones 16cm x 9,3cm x 1,5cm deberán ser facturados en vuelos efectuados desde Turquía, Líbano, Egipto, Arabia Saudí, Jordania y Túnez.

"Entendemos la frustración que estas medidas pueden ocasionar y estamos trabajando con el sector de las aerolíneas comerciales para minimizar cualquier impacto. Nuestra prioridad siempre será la seguridad de los ciudadanos británicos", afirma el secretario de Transporte de Reino Unido, Chris Grayling, en una declaración escrita al Parlamento.

El anuncio llega hora después de que el Gobierno de EEUU desvelara restricciones similares. Reino Unido ha admitido que ha "estado en contacto con ellos para entender plenamente su posición". 

Citando una amenaza terrorista no especificada, la Administración presidida por Donald Trump requerirá a los pasajeros procedentes de aeropuertos en Jordania, Egipto, Turquía, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Marruecos y Qatar que facturen los aparatos electrónicos más grandes que un teléfono móvil como tabletas, DVD portátiles, ordenadores portátiles y cámaras.

Los aeropuertos afectados por las medidas se encuentran en Amán, El Cairo, Kuwait, Doha, Dubai, Estambul, Abu Dhabi, Casablanca (Marruecos), y Riad y Yedá, en Arabia Saudí. Todos estos países son de mayoría musulmana.

Fuentes oficiales han aclarado que la decisión no tiene nada que ver con los esfuerzos de Trump para imponer una prohibición de viaje a seis países mayoritariamente musulmanes. La portavoz del Departamento de Seguridad Interior ha defendido que el Gobierno "no va contra naciones específicas". "Nos basamos el información de Inteligencia evaluada para determinar qué aeropuertos están afectados", ha añadido.

El 6 de marzo, Trump firmó una orden ejecutiva revisada prohibiendo a los ciudadanos de Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen viajar a Estados Unidos durante 90 días. Dos jueces federales han suspendido parte de la prohibición, argumentando que es discriminatoria contra los musulmanes. Trump ha prometido apelar al Tribunal Supremo de ser necesario.

En estos aeropuertos operan aerolíneas que vuelan directamente a ciudades de Estados Unidos unas 50 veces al día y que incluyen a Royal Jordanian Airlines, Egypt Air, Turkish Airlines, Saudi Arabian Airlines, Kuwait Airways, Royal Air Maroc, Qatar Airways, Emirates y Etihad Airways, según fuentes gubernamentales.

En vigor indefinidamente

Las aerolíneas tienen hasta el viernes para acatar con las nuevas restricciones que estarán en vigor de forma indefinida. La medida no afectará a ninguna aerolínea estadounidense puesto que éstas no vuelan directamente a Estados Unidos desde dichos aeropuertos, según las fuentes, que han aclarado que sí afecta a los ciudadanos estadounidenses que vayan en dichos vuelos.

Las autoridades no han aclarado por qué las restricciones sólo se aplican a los viajeros que llegan a Estados Unidos y no a aquellos que realizan esos mismos vuelos desde aeropuertos estadounidenses con destino a estos aeródromos.

El Departamento de Seguridad Interior, que sí permitirá los aparatos médicos aprobados, ha indicado que las medidas "seguirán en vigor hasta que la amenaza cambie" y no ha descartado ampliarla a otros aeropuertos si las circunstancias cambian. En un comunicado, el departamento ha señalado que "busca equilibrar los riesgos con los impactos para los viajeros y que ha determinado que los teléfonos móviles y los smart phones serán permitidos por ahora".

Las nuevas restricciones han sido provocadas por informaciones de que grupos terroristas quieren introducir artefactos explosivos en aparatos electrónicos, según explicaron fuentes oficiales este lunes. En un comunicado, el Gobierno indicó que está "preocupado por el interés continuado de los terroristas en atacar a la aviación comercial, incluidos nodos de transporte en los dos últimos años". Según fuentes oficiales consultadas por Reuters, la alerta se basa en información obtenida durante un asalto de un comando estadounidense en enero en Yemen contra Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), que incluyó técnicas de fabricación de bombas. AQPA ya planeó en el pasado derribar aviones estadounidenses.