Donald Trump

Trump y su lío con los medios de comunicación

En horas suspendió una reunión con 'The New York Times' y volvió a convocarla por Twitter, tras acusarles de cambiar las condiciones.

Trump saluda a sus seguidores a su llegada a las oficinas del 'New York Times'

Trump saluda a sus seguidores a su llegada a las oficinas del 'New York Times' Reuters

  1. Donald Trump
  2. Partido Republicano
  3. The New York Times
  4. Twitter

Los primeros encuentros, más bien desencuentros, de Donald Trump con los principales medios estadounidenses dejan un panorama desolador para las empresas de comunicación.

El pasado lunes, el presidente electo convocó a los principales directivos y presentadores de las televisiones estadounidenses a una reunión. La mayoría de los periodistas pensaba que se iba a tratar el modelo de comunicación con la Administración Trump y su acceso al presidente. Pero el republicano acabó diciendo que "estaba en una sala llena de mentirosos, engañosos y de medios de comunicación deshonestos que todo lo hicieron mal".

Todos agacharon la cabeza y abandonaron la reunión. Pero el lío de los medios no ha quedado ahí. El pasado martes, Donald Trump tenía una cita con The New York Times. Sin embargo, unas horas antes y por medio de Twitter, el republicano anuló la reunión y aseguró que el periódico había cambiado las condiciones del encuentro.

Y continuó asegurando que se debía al "tono desagradable" y a las "inexactitudes" con el que había realizado la cobertura de su campaña.

En un comunicado, el propio periódico aseguró que "no fuimos conscientes de que el encuentro se había cancelado hasta que vimos el tuit del presidente electo esta mañana". The New York Times insistió en que "no cambiamos las reglas básicas ni teníamos intención de hacerlo".

Según ha explicado otro de los periódicos en la lista negra, The Washington Post, lo que pretendía Trump era un encuentro exclusivamente off the record, es decir, que los periodistas no pudieran publicar nada de lo que dijera, una práctica que políticos y empresarios realizan a veces en encuentros para exponer el contexto sobre un asunto, también en España.

En un artículo titulado "Por qué los periodistas de televisión lo hicieron mal y el New York Times lo hizo bien" insiste en que la prensa no puede plegarse a los caprichos del presidente electo.

El periódico se negó y pidió unos minutos de entrevista con sus periodistas o no acudirían. Finalmente, el republicano aceptó las condiciones que se habían hablado desde el principio y recibió al New York Times.

El resultado fue otra promesa electoral rota en una entrevista cuya transcripción íntegra se colgó en la web del periódico para evitar cualquier acusación de manipulación: "No voy a investigar a Hillary Clinton. No quiero hacer daño a los Clinton. Creo que sería muy muy divisorio para el país", dijo.

De los grandes medios de EEUU, únicamente la cadena conservadora Fox fue abiertamente pro Trump durante la campaña.