Atentados París

Armar a la población y otras soluciones de Trump tras el 13-N

Limitar la inmigración ha sido una receta recurrente del presidente electo para hacer frente al terrorismo.

Trump ha prometido fortalecer las fronteras de EEUU.

Trump ha prometido fortalecer las fronteras de EEUU. Reuters

Una de las prioridades de Donald Trump como futuro comandante en jefe de Estados Unidos será “parar la expansión del islamismo radical” y “destruir a Estado Islámico”, grupo terrorista de cuya aparición responsabiliza a Barack Obama y su ex secretaria de Estado Hillary Clinton por su gestión en Oriente Próximo.

Trump dedica un apartado en su programa a esbozar su estrategia para llevar a cabo estos propósitos, que incluye colaborar con aliados en el mundo árabe y suspender “temporalmente” la inmigración a EEUU desde “regiones peligrosas y volátiles que tienen un historial de exportar terrorismo”. Tras cada atentado a gran escala en Occidente en el último año, sugirió soluciones en este sentido.

PARÍS, 13-N

Hace un año, más de un centenar de personas perdieron la vida en un ataque múltiple en la capital de Francia por terroristas del autodenominado Estado Islámico (EI), la mayoría en la sala de conciertos Bataclan.

En un mitin al día siguiente Trump consideró que si la población gala estuviese armada, el desenlace no hubiera sido el mismo. “Nadie estaba armado salvo los malos”, afirmó en declaraciones retransmitidas por CNN. “Podéis decir lo que queráis, pero si hubiesen tenido armas, si pudieran llevarlas consigo, la situación habría sido muy, muy distinta”.

También cargó contra Barack Obama por no saber qué hacer con el EI y por comprometerse a acoger más refugiados sirios, lo que, en opinión del republicano, podría suponer un riesgo para EEUU, recogió la cadena norteamericana.

Meses antes, después del ataque a la revista satírica francesa Charlie Hebdo, el presidente electo había ofrecido una valoración similar. “¿No es curioso que la tragedia de París ocurriera en uno de los países más restrictivos con las armas de fuego del mundo?”, tuiteó. 

SAN BERNARDINO

El 2 de diciembre del año pasado, una pareja musulmana acabó con la vida de 14 personas en una ofensiva con armas de fuego en San Bernardino, estado de California, tras haber jurado lealtad al EI. Trump sugirió que, por ser políticamente correcta, la gente no advirtió lo que los terroristas planeaban.

“Si pensaron que algo pasaba con ese grupo y veían lo que ocurría y no quisieron llamar a la policía porque no querían hacer profiling (sospechar de alguien por su aspecto, raza o religión), creo que es terrible”, dijo al programa “Face the Nation” de la cadena CBS tras la tragedia. “Todo el mundo quiere ser políticamente correcto. Y esa es parte del problema que tenemos en este país”.

Preguntado sobre si se ha sido “demasiado políticamente correcto con los musulmanes en Estados Unidos”, Trump respondió: “Creo que sí, y tal vez con otras cosas también, pero sí, con certeza (…) Quiero vigilancia real, ya sea en mezquitas o donde tenga que ser, pero están pasando muchas cosas malas”.

Escasos días después del atentado, la campaña del entonces aspirante republicano a la candidatura republicana a la Casa Blanca emitió un comunicado donde reclamaba “un cierre total y completo a la entrada de musulmanes a Estados Unidos hasta que los representantes de nuestro país entiendan qué ocurre”. Trump ha matizado esta propuesta y ahora habla de frenar la inmigración de regiones peligrosas.

BRUSELAS, 22-M

El pasado marzo, una treintena de personas perdieron la vida en la 'capital' de la Unión Europea en un doble ataque con explosivos en el aeropuerto Zaventem de Bruselas y una estación de metro por colaboradores del EI.

En una entrevista concedida a la cadena Fox News, Trump alertó de que lo que había sucedido en Bélgica “es sólo el principio” de una era de terror internacional. “Llegados a este punto, no podemos dejar que esta gente entre en el país”, aseveró. “Estamos permitiendo que miles y miles de personas entren en el país y ni siquiera sabemos de dónde vienen, quiénes son”.

En la NBC, afirmó que no le importaría que se torturase a Salah Abdeslam, uno de los perpetradores de los atentados de París, con la prohibida técnica de asfixia por ahogamiento para extraer información sobre posibles conspiraciones terroristas. “Si se pudiesen ampliar las leyes, haría mucho más que waterboarding”, aseguró.

ORLANDO

En junio, un joven inspirado por el mismo grupo terrorista entró en la discoteca de ambiente LGTB 'Pulse' de Orlando (Florida) y mató a 49 personas.

“Es un golpe directo a nuestro corazón y alma como nación. Es un asalto a la capacidad de la gente libre de vivir su vida y amar a quien quiera y expresar su identidad”, afirmó Trump sobre el ataque.

“Cuando sea elegido, suspenderé la inmigración de partes del mundo que tienen un historial probado de terrorismo contra Estados Unidos, Europa o nuestros aliados hasta que entendamos por completo cómo podemos acabar con estas amenazas”, defendió.

NIZA

Al mes siguiente, Mohamed Lahouaiej Bouhlel, originario de Túnez, condujo una camioneta contra una multitud en la localidad gala de Niza que celebraba el llamado Día de la Bastilla y arrebató la vida a más de 85 personas en un ataque reivindicado por Estado Islámico.

“Esto es la guerra y estamos lidiando con gente sin uniforme”, dijo Trump en la cadena conservadora Fox News. “Estamos dejando entrar a gente que no sabemos quiénes son, que no tienen documentación en muchos casos”. En sus declaraciones, Trump describió un mundo caótico sin respeto por la justicia al que plantaría cara como presidente.

NUEVA YORK

En septiembre, un joven radicalizado identificado como Ahmad Rahami colocó explosivos en Nueva York y Nueva Jersey, se enzarzó en un tiroteo e hirió a una treintena de personas.

“Tenemos que ser duros”, reclamó Trump entonces de nuevo en Fox News, el único gran medio de comunicación estadounidense que defendió su candidatura durante la campaña presidencial. “Tenemos que golpearlos con mucha más fuerza allí [a Estado Islámico en Oriente Próximo]”.

“Tenemos miedo de decir cuál es el problema, quiénes son, y ellos [Obama y Clinton] no quieren decir islamismo radical (…) Nuestros policías locales saben quién es mucha de esta gente, pero no quieren hacer nada al respecto porque no quieren que se los acuse de discriminar. En Israel hacen profiling. Han hecho un trabajo increíble. Ven a una persona que es sospechosa y sospechan”, afirmó el entonces candidato republicano. “Tenemos que impedir que entren al país”.

Trump lamentó que el atacante, que resultó herido durante su captura, fuera a ser atendido por buenos médicos y abogados, informó entonces Univisión.

“La mala noticia es que ahora le daremos una hospitalización increíble. Será cuidado por algunos de los mejores doctores del mundo”, afirmó durante un acto, según recoge la cadena de habla hispana. “Además de todo eso, será representado por un abogado destacado (...) Debemos tener juicios rápidos pero justos y debemos dar un castigo justo y muy duro a esta gente”.