E. E.

Inspirados en la revuelta en Ucrania, los jóvenes opositores de Venezuela se defienden en las calles armados de unos escudos al estilo vikingo. No es el único paralelismo entre las opositores de Nicolás Maduro y los que en 2014 salieron a las calles de Kiev durante el Euromaidan.

Las proyecciones y los DVD de 'Winter on Fire' son un objeto de deseo entre los opositores. El documental de Netflix que retrata los tres meses de manifestaciones que acabaron con la salida del poder de Viktor Yanukovich ha sido incluso prohibido en algunas salas, según Reuters. 

"Los escudos no paran las balas pero nos protegen de los gases lacrimógenos, pelotas de goma y piedras", cuenta el estudiante de Derecho Brian Suarez. La fabricación de estas improvisadas barreras es de lo más rudimentaria. Todo sirve: desde antenas parabólicas recicladas hasta cualquiera piezas metálica.

Los escudos se emplean para construir barreras en las marchas que desde hace más de 90 días recorren las calles de Venezuela. Hasta 86 personas han perdido la vida en los enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía, según el último balance de la fiscalía. 

Desde el 1 de abril, la oposición venezolana ha intensificado sus protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro, que como respuesta ha convocado una Asamblea Nacional Constituyente que hasta la fiscal general es inconstitucional.