INCIDENTES EN CHARLOTTE

La Policía publica el vídeo de la muerte del hombre abatido en Charlotte

Tras cinco días de manifestaciones por la muerte del afroamericano Keith Lamont Scott a manos de un agente también negro, las autoridades acceden a publicar sus grabaciones.

Captura de un de los vídeos difundidos por la Policía de Charlotte

Captura de un de los vídeos difundidos por la Policía de Charlotte Reuters

  1. Abusos policiales
  2. Carolina del Norte

La Policía de Charlotte (Carolina del Norte, EEUU) ha publicado este sábado los vídeos de la muerte del afroamericano Keith Lamont Scott a manos de un agente también negro el pasado martes, un suceso que ha desatado desde entonces fuertes protestas en la ciudad.

A cinco días de la muerte de Scott, las autoridades han cedido a la presión de los familiares y manifestantes y han hecho públicos los vídeos de su intervención a través de su canal en Youtube. Son imágenes obtenidas con la cámara personal de uno de los agentes y de un vehículo policial. 

Este vídeo, tomado con una segunda cámara que portaba un policía, no muestra el momento de los disparos. Se ve a Scott fuera del vehículo antes de que le dispararan, pero la grabación tampoco aclara si tenía algo en las manos. Luego un policía se mueve y Scott desaparece del campo visual hasta que se le ve en el suelo.

En rueda de prensa, el jefe de Policía de Charlotte, Kerr Putney, dijo que Scott, de 43 años, "estaba absolutamente en posesión de un arma" aunque en los vídeos publicados no se le ve con ella en la mano.

"No hay ninguna evidencia visual definitiva de que él tuviera una pistola en la mano. Se puede ver algo en la mano y que apunta a un oficial. Eso no se distingue en el video", dijo Putney. "Pero lo que sí vemos es evidencia convincente que, cuando se unen las piezas, lo respalda", añadió.

Según el jefe Putney, la decisión de liberar estas imágenes se ha tomado porque la etapa de la investigación en la que se encuentran les permite "relevar más información sin comprometer la investigación". "Las imágenes son compatibles con otras informaciones como pruebas, datos físicos y científicos, que crean una imagen completa. El material del archivo de vídeo es insuficiente", ha afirmado en rueda de prensa subrayando que este material apoya la versión policial de los hechos.

El portavoz ha insistido en queaunque no se vea el arma en la mano de Scott, hay pruebas que demuestran lo contrario. Conforme a la información publicada en medios locales, la Policía ha hallado ADN, restos de sangre y huellas dactilares de la víctima en la pistola encontrada en el lugar del suceso.

Según la versión oficial, un grupo de agentes abordó a Scott el martes por la tarde en el aparcamiento de un edificio de apartamentos y le pidieron que soltase el arma que llevaba. Acto seguido, uno de los policías abatió a Scott porque "suponía una amenaza de muerte inminente" para los agentes.

La muerte de Keith Scott forma parte de una serie de incidentes mortales en todo Estados Unidos en los últimos años en los que ha estado involucrada la policía y ciudadanos afroamericanos y que ha levantado dudas sobre la violencia con que los agentes tratan a las minorías.

La muerte de Scott provocó una ola de protestas que dejaron otra víctima, numerosos heridos y una cincuentena de heridos, lo que llevó a las autoridades a decretar el estado de emergencia y el toque de queda en la ciudad.

"No disparen, no va armado"

Antes de que la Policía decidiese entregar a los medios estos vídeos, la familia de la víctima había difundido un vídeo en el que se muestra cómo la policía disparó a Scott que, según ellos, no iba armado, aumentando la presión sobre las autoridades para mostrar las imágenes que ellos tomaron.

"No disparen, él no va armado. No le disparen", se escucha claramente en el vídeo que la mujer de Scott grabó y que salió a la luz este viernes. Tras largos minutos de tensión, en los que la mujer no deja de repetir a los agentes que su marido no está armado, y les advierte de que Scott sufre una lesión cerebral traumática y de que acaba de tomar su medicina, se escuchan varios tiros.