Nicaragua

El Parlamento de Nicaragua, presidido por un muerto

Seguirá ostentando el cargo oficialmente hasta enero por decisión del Parlamento sandinista que expulsó a los opositores en julio.

Fotografía de René Núñez Téllez en su funeral.

Fotografía de René Núñez Téllez en su funeral. Efe

  1. Nicaragua
  2. Centroamérica
  3. Latinoamérica
  4. José Daniel Ortega Saavedra

El pasado 10 de septiembre las banderas nicaragüenses ondearon a media asta en señal de duelo por la muerte del presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez Téllez, que murió a los 69 años, tras un año ingresado en un hospital de Costa Rica por afección pulmonar. Sin embargo, mantendrá oficialmente su mandato en el Parlamento de Nicaragua hasta el próximo 9 de enero, informa BBC Mundo. La vicepresidenta de la Cámara, Iris Montenegro, ejercerá de facto las funciones del fallecido.

Así lo ratificaron este martes los diputados sandinistas, aprovechando la ausencia casi total de oposición después de que el pasado julio el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, destituyera a la mayoría de los diputados opositores. Entonces la oposición ya denunció un golpe de Estado del propio Ortega a favor de un régimen de partido único. A ello se sumó que la primera dama, Rosario Murillo, es ahora candidata a la vicepresidencia del país.

Los sandinistas defienden la particular decisión de mantener al fallecido oficialmente en el cargo como reconocimiento a su labor desde que la Revolución del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) pusiera fin a la dictadura de los Somoza en 1971.

Núñez abandonó sus estudios de ingeniería para servir como guerrillero del FSLN y ayudar a derrocar al somocismo. Su nombre se hizo conocido en Nicaragua por la heróica actuación de su hermano Carlos -‘Comandante’- en la revuelta. Entre 1985 y 1990 Núñez fue Ministro de la Presidencia de Nicaragua, durante el primer mandato del actual presidente del país Daniel Ortega, y desde 2007 ha ocupado el cargo de presidente de la Asamblea Nacional.

A ojos de Ortega, Núñez era un “compañero” y un “luchador infatigable por el bienestar y el avance de las familias nicaragüenses hacia la justicia, la paz y la prosperidad”. Por otro lado, la vicepresidenta de la Asamblea, Iris Montenegro, secunda tener a Núñez como su jefe, aunque ha expresado que ejercerá de “presidenta por la Ley” hasta que comience la nueva Legislatura.

“No es un homenaje más, sino una declaratoria de gran significado a todo el esfuerzo y dedicación que él dio y continúa dando a esta Asamblea”, justificó Montenegro.

A pesar de que este acto de cortesía hacia Núñez Téllez contara con la simpatía de la Ejecutiva de Nicaragua, ha recibido el rechazo de varios sectores del país. El periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, hijo de la expresidenta Violeta Chamorro que en 1990 derrotó a Ortega en las elecciones, ha calificado esta medida de “surrealismo orteguista” en su cuenta de Twitter.

Un mandato presidencialista

Nicaragua celebrará sus elecciones generales el próximo 6 de noviembre, donde Daniel Ortega busca conseguir su tercera victoria electoral consecutiva y ser nombrado presidente de la República por cuarta vez tras 14 años al frente del país. Ello, después de que el Parlamento presidido precisamente por el fallecido Núñez cambiara la ley en 2014 para volver a permitir la reelección indefinida del presidente.

Además de la retirada de los escaños a la práctica mayoría de la oposición el pasado julio, otras decisiones del presidente sandinista han sido fuertemente criticadas. En enero de 2014 la Asamblea Nacional aprobó un Código Militar que otorgaba mayor control al presidente de la República sobre el Ejército.

A su vez, la Ley de Seguridad Soberana, aprobada a finales de 2015, generó mucha controversia puesto que considera una “amenaza a la seguridad soberana cualquier acto ilegal que atente contra la existencia del Estado”.