Terrorismo

EEUU abre un nuevo frente contra Estado Islámico en Libia

El Ejército estadounidense ha bombardeado posiciones del grupo terrorista en el país norafricano.

Un miliciano de las fuerzas que apoyan al Gobierno libio ayuda a un herido durante la batalla en Sirte.

Un miliciano de las fuerzas que apoyan al Gobierno libio ayuda a un herido durante la batalla en Sirte. Reuters

  1. Terrorismo
  2. Estado Islámico
  3. Libia
  4. Estados Unidos
  5. Sirte

El Ejército de Estados Unidos ha comenzado a bombardear posiciones del grupo terrorista de Estado Islámico en la ciudad libia de Sirte, el bastión que el EI mantiene desde hace meses en el país norafricano sin que hubiera una intervención oficial de la coalición internacional que lo combate en Siria e Irak.

El propio Pentágono ha comunicado el inicio de estos bombardeos, que se producen a petición del ejecutivo de unidad nacional creado recientemente y reconocido por Naciones Unidas, aunque en paralelo continúan conviviendo otros dos gobiernos enfrentados.

Los bombardeos contra Sirte, en la zona central costera de Libia, continuarán para "facilitar" al nuevo gobierno libio realizar "un avance decisivo y estratégico", indica el comunicado en lo que supone un anuncio de una intervención oficial y continuada en el territorio. El primer ministro del país, Fayez Seraj, ha manifestado que los bombardeos aéreos han provocado "graves pérdidas a los enemigos".

Fuerzas alineadas con el nuevo gobierno libio unitario que apoya Naciones Unidas -en Libia perviven diversas milicias sin un Ejército formal que funcione de manera unificada- llevan desde mayo combatiendo al grupo terrorista en Libia. Ya estaban ganando posiciones en Sirte y Barack Obama ha dado luz verde a los ataques iniciados este lunes tras la petición oficial del país, ha indicado el portavoz del Pentágono, Peter Cook.

Intervenciones previas de EEUU y Francia

En febrero pasado EEUU atacó desde el aire un campamento de entrenamiento del grupo terrorista también en Libia, donde calculó mató a decenas de terroristas y sus familiares -incluidos niños-. El objetivo en aquel ataque en las afueras de Sabrata (cerca de Túnez) eran Nuredine Shushane “Sabir”, que era un “facilitador de alto nivel del EI en Libia”, y sus acólitos, aseguró entonces Cook. Sabir había facilitado el atentado ante el Museo del Bardo en Túnez en marzo de 2015 en el que murió un matrimonio español junto a otras 18 víctimas, así como el atentado en ese mismo país, en junio de ese mismo año.

A principios de 2016 ya se filtraron en la prensa francesa supuestas operaciones secretas de Francia en el país donde en 2011 -en plena eclosión de la denominada "Primavera Árabe"- tanto ahínco puso para el fin de Gadafi. Recientemente, François Hollande tuvo que admitir su presencia en el cielo libio al fallecer por accidente tres militares que tripulaban un helicóptero

Estados Unidos y Francia son los países de la coalición occidental que más efectivos está poniendo a disposición de la lucha contra el EI, principalmente en Irak -donde el grupo terrorista ve desvanecerse su sueño expansivo- y en Siria -donde mantiene sus principales bastiones pero parece con sus principales posiciones estancadas desde hace meses. Sirte es el cercano bastión de este grupo terrorista que se estaba gestando en 2015 mientras Occidente mantenía el foco en las posiciones de la organización en Oriente Próximo.