Julian Assange

Julian Assange Peter Nicholls Reuters

Julian Assange

Los fiscales suecos cierran la investigación contra Julian Assange

El fundador de Wikileaks lleva desde 2012 encerrado en la Embajada de Ecuador en Londres para no ser extraditado a Suecia. "¿En serio? ¡Oh, Dios mío!", ha respondido Assange.

E. E. | AGENCIAS

Los fiscales suecos han anunciado que abandonan la investigación sobre la denuncia de violación contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, poniendo fin a una persecución de siete años, lo que podría suponer el levantamiento de la orden de arresto internacional, por la imposibilidad de hacer avanzar la investigación tras casi siete años.

"La fiscal Marianne Ny ha decidido suspender la investigación preliminar sobre la sospecha de violación contra Julian Assange", ha anunciado la oficina del fiscal en un comunicado.

Julian Assange, de 45 años, ha vivido desde 2012 en la Embajada de Ecuador en Londres, después de refugiarse allí para evitar la extradición a Suecia por la denuncia de violación, la cual niega.

La defensa del fundador de WikiLeaks señaló que esta decisión supone que puede abandonar la Embajada de Ecuador en Londres cuando quiera: "Es una victoria total para Julian Assange. Es libre de dejar la embajada cuando quiera. Hemos ganado el caso Assange. Está contento y aliviado, pero critica que haya tardado tanto tiempo", declaró el abogado Per E. Samuelsson, a la emisora pública Radio de Suecia.

Samuelsson aclaró que no sabe cuándo podría abandonar la legación diplomática el periodista, pero añadió que Suecia "ya no pondrá ningún impedimento para que lo haga", porque "está fuera del juego".

El letrado informó a su defendido de la noticia en un mensaje de texto, al que Assange respondió: "¿En serio? ¡Oh, Dios mío!". Por su parte, una de las mujeres que lo acosaban dice estar "en estado de shock" y que mantendrá "la acusación", según ha informado su abogado. 

Samuelson cree que esa decisión obedece a las respuestas facilitadas por Assange en el interrogatorio realizado en noviembre en Londres ante el fiscal ecuatoriano Wilson Toainga, siguiendo un cuestionario elaborado por Suecia, y a que Estados Unidos ha admitido ahora que podría presentar cargos contra aquel por la información clasificada difundida por WikiLeaks.

Assange siempre se ha negado a entregarse a Suecia porque teme ser enviado luego a Estados Unidos para afrontar un juicio militar.

La defensa del periodista presentó hace dos semanas una nueva petición ante un juzgado de Estocolmo, la tercera en menos de tres años, para que se levantara la orden de arresto, apelando a que las autoridades estadounidenses reconocen que podría ser imputado.

Assange fue detenido por la policía británica en diciembre de 2010, y a partir de ahí comenzó un proceso judicial que culminó en junio de 2012, cuando el Supremo reafirmó la extradición a Suecia y el periodista se refugió en la legación ecuatoriana.

Advertencia de Scotland Yard

A pesar de que la Fiscalía sueca haya cerrado la investigación por supuesta violación, Assange será detenido inmediatamente si sale de la embajada, informó este viernes la Policía.

Scotland Yard señaló, en un comunicado, que está obligado a cumplir con la orden de arresto emitida en su día por la Corte de Magistrados de Londres, en virtud de la solicitud de extradición de Suecia, y que todavía está vigente.

Nada más conocerse la decisión de la fiscalía sueca, WikiLeaks colgó en su perfil de tuiter un mensaje que dice que el Reino Unido se niega a "confirmar o desmentir" si ha recibido ya una demanda estadounidense para la extradición de Julian Assange.

Tras conocerse la noticia de la Fiscalía sueca, Assange colgó en su cuenta de la red social Twitter una foto suya en la que se le ve relajado, vestido con ropa deportiva y con una gran sonrisa.

El próximo 19 de junio, Assange, que ha negado siempre las acusaciones contra él, cumplirá cinco años asilado en la Embajada de Ecuador, tras perder en su día un largo proceso legal en el Reino Unido que falló a favor de su entrega a Suecia.

El Gobierno de Londres se ha negado a conceder al activista un salvoconducto diplomático para poder llegar a Quito.