Primarias en Francia

Juppé pasa a la ofensiva contra Fillon en el último debate a dos

Los sondeos colocan a Fillon en el primer puesto en intención de votos para las elecciones de este domingo.

Fillon y Juppé, durante el debate por las primarias.

Fillon y Juppé, durante el debate por las primarias. Efe

  1. Francia
  2. Alain Juppé
  3. François Fillon
  4. Elecciones

El ex primer ministro francés Alain Juppé ha emprendido una ofensiva cordial pero firme contra su rival en las primarias del centro-derecha francés, François Fillon, en su primer y último debate a dos antes de que los electores acudan a las urnas este próximo domingo.

Tras una semana en la que el cruce de acusaciones le había pasado factura, Juppé revistió de diplomacia pero no escatimó las críticas contra el también ex jefe de Gobierno conservador, que en la primera vuelta el pasado fin de semana encabezó el escrutinio, con el 44,1% de los votos, y parte como favorito en la segunda.

Las cerca de dos horas en las que ahondaron en sus respectivos proyectos para el país comenzaron suaves pero viraron por momentos en un ajuste de cuentas personal y político.

"Sabes que siempre te he tenido estima, y no he cambiado de opinión. Pero nos podemos hacer preguntas, y eso es lo que he hecho cuando tus posturas o propuestas no me parecían claras", le dijo Juppé, que este martes cuestionó el posicionamiento de su rival sobre el aborto.

Fillon, al que los sondeos le dan el 65% de las intenciones de voto este próximo domingo, criticó que estos últimos días se le haya tachado de homófobo o de reaccionario, y se mantuvo a la defensiva también ante las preguntas de los periodistas, a los que acusó varias veces de caricaturizar su programa.

Tras los tres debates anteriores entre los siete candidatos que inicialmente aspiraban a las primarias, este nuevo encuentro televisado permitió profundizar más en su visión sobre su método de gobierno, la sociedad francesa, el futuro del país y su política exterior.

Los dos coinciden en la necesidad de facilitar los despidos, reducir el número de funcionarios, aumentar la jornada laboral o subir el IVA, pero sus respectivos matices hacen que el plan de Fillon sea tachado de radical y el de Juppé de demasiado prudente.

"Suprimir 500.000 funcionarios es imposible", le dijo a Fillon Juppé, que en su programa aboga por un recorte de 250.000 puestos y alega en términos generales por llevar a cabo reformas "sin brutalidad".

El primero, en su defensa, subrayó que "Juppé se inscribe en el sistema" y que las modificaciones que propone "no cambiarán fundamentalmente el país", que el consideró que está "al borde de la revolución".

La divergencia de opiniones se hizo evidente también al hablar de seguridad interior, ante la que Fillon ve innecesario aumentar el número de efectivos policiales, o de política exterior, donde la postura de Juppé es más firme contra Rusia o el régimen sirio.

Pero a tres días de la segunda ronda de las primarias, de la que saldrá el candidato del centro-derecha para las presidenciales de 2017, los dos coincidieron en la importancia de frenar a la ultraderecha y de que su familia política se mantenga unida si quiere alcanzar el Elíseo.

"Nunca hemos ganado unas elecciones si no hemos juntado el centro-derecha. Es eso lo que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso. Conozco a muchos franceses decepcionados con nosotros que votaron a Hollande en 2012, y no eran socialistas", apuntó Juppé.

Fillon añadió su intención de reducir el número de ciudadanos "tentados por los extremismos", y admitió que no se ha escuchado suficientemente a aquellos que reclaman más seguridad y libertad, y respeto hacia "sus valores, identidad y cultura".

Al término del debate, los telespectadores se decantaron de nuevo por Fillon. Una encuesta del instituto demoscópico Elabe apuntó que el 57% le vio más convincente, frente al 41% que se dejó seducir por Juppé.

Entre los electores de derechas, los porcentajes subieron al 71% en el caso del primero, y bajaron al 28% en el de Juppé, lo que mantuvo la ventaja registrada desde la primera ronda por quien fuera número dos del expresidente Nicolas Sarkozy durante su mandato.