Elecciones EEUU 2016

Huma Abedin, la fiel asesora de Clinton que complica su llegada a la Casa Blanca

Su implicación en el último episodio del 'emailgate' empaña sus aspiraciones como mujer fuerte en el Ala Oeste.

Huma Abedin escucha un discurso de Clinton el pasado 4 de octubre en Harrisburg

Huma Abedin escucha un discurso de Clinton el pasado 4 de octubre en Harrisburg Reuters

  1. Huma Mahmud Abedin
  2. Elecciones EE.UU. 2016
  3. Hillary Clinton
  4. Bill Clinton
  5. Casa Blanca

“Nadie que quiera tener acceso a Hillary puede decir o hacer algo que le toque las narices. Es muy poderosa y su persona de mayor confianza”. Así resume William D. Cohan el papel de Huma Abedin, la número dos en el equipo que maneja la campaña electoral de Hillary Clinton para la Casa Blanca y su mano derecha desde hace más de 20 años.

Cohan, periodista de investigación con acceso a fuentes del círculo más próximo a la candidata demócrata, recuerda que para el gran público Abedin es un nombre “poco conocido” que suele saltar a los medios cuando hay problemas en “Hillaryland” (como denominan los medios estadounidenses al equipo más cercano a Clinton). Así ha sucedido también ahora, con la nueva investigación del FBI sobre los correos de la candidata demócrata a una semana de las elecciones en EEUU.

La implicación de Huma Abedin (Kalamazoo, Michigan, 1976) y su exmarido Anthony Weiner en el nuevo episodio del ‘emailgate’ está estropeando la ventaja que Hillary Clinton acumulaba en las últimas semanas. También ha dañado las aspiraciones de su asesora más leal para ocupar un puesto relevante en la Casa Blanca.

A pesar de la sólida relación de confianza entre Clinton y Abedin, el terremoto de los emails ha provocado una escisión en la ‘guardia pretoriana’ de la candidata. Según The New York Times, varias voces de su equipo le piden ya distanciarse de Abedin. Sin embargo, estuvo a su lado el viernes en Iowa cuando pidió que el FBI despejara las dudas divulgando todos los hechos antes de las elecciones. Durante el fin de semana, Abedin ha desaparecido de la campaña y se ha recluido en las oficinas de la candidatura en Brooklyn, Nueva York. 

Por el momento, el FBI sólo ha anunciado que tiene una orden judicial para investigar los ordenadores de Abedin y su exmarido, Anthony Weiner, un político demócrata que en 2011 se vio envuelto en un escándalo de ‘sexting’ con una menor que acabó con su dimisión como congresista.

Precisamente esos mensajes eróticos de Weiner, que estaban siendo analizados en otra investigación sobre un posible delito sexual, han sido los que han destapado los correos electrónicos entre Hillary Clinton y su asesora en alguno de los dispositivos del exmarido de Abedin. Se desconoce su contenido y cómo han acabado en los ordenadores de Weiner, pero Donald Trump se ha apresurado a asegurar que el emailgate es un escándalo peor que el Watergate.

Si Huma es procesada podría ser el final de su carrera política, no me gustaría estar en su lugar

La nueva investigación se centra en dilucidar si Abedin y Clinton pusieron en peligro información clasificada durante su etapa en el Departamento de Estado. Fuentes oficiales consultadas por The New York Times señalan que algunos de los correos que se están examinando ahora pasaron por el servidor privado de Clinton, por lo que es probable que el FBI ya los haya comprobado en la anterior investigación. De hecho, las mismas fuentes admiten que el nuevo escrutinio a la correspondencia electrónica de la candidata puede quedarse en nada.

Abedin y Clinton, en el avión de campaña en una imagen del pasado 29 de octubre

Abedin y Clinton, en el avión de campaña en una imagen del pasado 29 de octubre Reuters

Aunque las encuestas reflejan un retroceso en la ventaja frente a Trump, muchos analistas restan importancia al posible impacto en el resultado electoral. En The Upshot, Nate Cohn apunta que las encuestas bailarán pero que la noticia no tiene por qué tener una traducción en el resultado final. Por lo tanto, el daño podría recaer sólo sobre Abedin: "Es pronto para saber la repercusión... pero si Huma es procesada podría ser el final de su carrera política, no me gustaría estar en su lugar", sostiene William D. Coham, que colabora en medios como The Atlantic o Los Angeles Times.

El nombre de Abedin suena desde hace meses como probable jefa de Gabinete de Clinton si se consuma su victoria. Por su parte, Cohan ve a la asesora en otro puesto en el gabinete de Clinton, probablemente como consejera senior.

“No es una estudiosa de la política ni una estratega, Huma es más bien una confidente que se asegura de que todo el engranaje funcione vaya donde vaya Hillary. Siempre resuelve los problemas”, explica Cohan en conversación con este diario.

El camino (de vuelta) al Ala Oeste

Hasta la fecha, la trayectoria de Abedin junto a Hillary Clinton era intachable. Llegó a la Casa Blanca en 1996 gracias a una beca de la Universidad George Washington, donde había estudiado Bellas Artes. Tenía entonces 19 años y aterrizó en la oficina de la primera dama, aunque ella prefería trabajar en el departamento de prensa para iniciarse en el periodismo y acabar siendo como la veterana reportera de guerra de la CNN Christiane Amanpour. "16 años después no cambiaría nada… y acabé conociendo a Amanpour", bromeaba en una conferencia de la revista Fortune en 2012.

Tras vivir de cerca las turbulencias del escándalo Lewinsky en los últimos años de Bill Clinton en la Casa Blanca, su relación con la entonces primera dama continuó creciendo. Abedin estuvo a su lado cuando Clinton retomó su carrera política al presentarse a las elecciones al Senado por Nueva York. Durante esos 8 años, entre Washington y Nueva York, Clinton empezó a construir su perfil de líder y adquirió buena parte de la experiencia política con la que llega a la cita histórica del 8 de noviembre para tratar de convertirse en la primer mujer presidenta de EEUU.

"La he visto crecer, desde ayudante, asesora hasta convertirse en una de las personas más importantes de mi campaña. Todo gracias a su inteligencia y humildad"

Y siempre con Huma Abedin muy cerca. En esos años en el Senado, esta hija de un intelectual indio y de una profesora paquistaní, forjó su posición como asesora de cabecera de Clinton y estrechó la amistad con la hoy candidata demócrata a la Casa Blanca. “Se hicieron inseparables”, resume Cohan. Abedin arrimó el hombro durante la amarga campaña de las primarias demócratas que Hillary perdió contra Barack Obama en 2008 y fue su mano derecha en el Departamento de Estado entre 2009 y 2013.

Weiner y Abedin en una imagen de 2013

Weiner y Abedin en una imagen de 2013 Reuters

Su vínculo profesional trascendió al plano personal cuando Abedin conoció -de la mano de su jefa- a Anthony Weiner, el que fue hasta hace unos meses su marido. Fue en 2001, durante un evento del Partido Demócrata en Martha’ s Vineyard tal y como recuerda ella misma en esta entrevista previa a su divorcio en la revista Vogue. La relación no se consolidó hasta 2007, tras otro encuentro entre ambos en un debate sobre el estado de la nación de George W. Bush. "Es inteligente, elegante, apasionado y un gran orador", dijo Abedin sobre su pareja antes de contraer matrimonio en 2010. La boda la ofició Bill Clinton.

Ni Abedin ni Clinton acostumbran a hablar en público sobre cómo de estrecha es esta relación que se prolonga ya más de dos décadas. Sólo en el amable reportaje publicado en Vogue este verano en plena precampaña dejaron alguna pista. "Hemos compartido historias sobre nuestras vidas, tantas comidas que he perdido la cuenta... hemos celebrado y hemos llorado juntas", explicó Abedin. "La he visto crecer, desde ayudante, asesora hasta convertirse en una de las personas más importantes de mi campaña. Todo gracias a su inteligencia y humildad", alabó Clinton.

No en vano, algunos de los momentos clave de esta campaña fueron ideados por Huma Abedin: su discurso de presentación de candidatura en la isla Roosevelt de Nueva York lleva su sello, al igual que el anuncio con las populares actrices Ellen Pompeo, Viola Davis y Kerry Washington (estrella de la serie Scandal, de la que es seguidora Abedin según revela su perfil en Twitter) en el que apoyan a Hillary Clinton.

"No estoy seguro de que Hillary pueda cruzar una puerta sin Huma", sentenció hace ocho años Mandy Grunwald en la revista Vogue. Sin embargo, la fiel asesora  se ha convertido ahora en un contratiempo que llega en la cuenta atrás para el camino de vuelta de Clinton y Abedin al Ala Oeste de la Casa Blanca. Aunque a Trump le crecen los enanos y este lunes el semanario Newsweek ha asegurado que las empresas del magnate llevan décadas eliminando correos que le pedía la Justicia para estudiar demandas interpuestas ante los tribunales, como ha recogido EL ESPAÑOL.