Elecciones EE.UU. 2016

Guía para seguir los tres debates en los que Clinton y Trump se juegan la Casa Blanca

Esta noche se produce el primero de tres encuentros para el que se esperan 100 millones de espectadores. 

Hillary Clinton y Donald Trump.

Hillary Clinton y Donald Trump. Reuters

  1. Elecciones EE.UU. 2016
  2. Debates electorales
  3. Hillary Clinton
  4. Donald Trump

El primer debate entre el candidato republicano, Donald Trump, y la demócrata, Hillary Clinton, a la presidencia de EEUU llega enfangado por el cruce de acusaciones entre ambos pero con un nicho de un 20% de indecisos dispuestos a ser seducidos.

Clinton llega con una ligera ventaja, que se ha visto recortada en las últimas semanas, y cada sondeo hace variar el equilibrio que sólo romperán los que aún no han decidido su voto. Por eso, cualquier desliz en el debate en el que se esperan 100 millones de espectadores puede costarle a cualquiera de los dos el despacho de la Casa Blanca.

Estas son algunas de las claves para seguir el primero de los choques de cara a las próximas elecciones del 8 de noviembre.

Dónde es y cuánto dura el debate

Este primer debate entre Trump y Clinton se celebra en la Universidad Hofstra de Long Island, Nueva York. Será a las 21:00 horas estadounidenses (a las 3:00 en España).

El debate durará 90 minutos y estará moderado por el presentador de 'Nightly News' de la NBC, Lester Holt. Es la primera vez que el primer debate presidencial no lo modera Jim Lehrer, de la PBS, que está ya jubilado.

Temas e intervenciones

El primer y tercer debate que enfrentará a los dos candidatos estarán basados en preguntas y respuestas sobre seis bloques que deciden los moderadores en comisión y que se hacen públicos una semana antes de la cita.

Para el primer encuento, los tres temas que se van a tratar son el Gobierno de EEUU, la economía y prosperidad y la defensa del país. Estará estructurado en seis bloques de 15 minutos cada uno.

Los moderadores advierten de que se pueden incluir temas de actualidad de última hora. Para este primer encuentro, casi todo el mundo da por seguro que se podría hablar del conflicto racial surgido tras las nuevas muertes de afroamericanos a manos de la policía.

Los otros debates

Ya hay fecha para el debate entre vicepresidentes, que será el siguiente, el 4 de octubre, en la Universidad de Longwood en Farmville (Virginia). En este caso, la moderadora será Elaine Quijano, de la CBS.

Está previsto que este debate se divida en nueve segmentos de 10 minutos cada uno. Los temas se anunciarán unos días antes del choque, como ocurre con los debates presidenciales.

Sólo cinco días después, se producirá el segundo asalto Clinton-Trump: el 9 de octubre en la Universidad de Washington en St. Louis. En este caso, habrá dos moderadores: la corresponsal de ABC News Martha Raddatz, y el presentador de la CNN Anderson Cooper.

Para ese día, el formato será abierto a la audiencia, en una especie de 'Tengo una pregunta para usted'. De hecho, casi la mitad de las preguntas estarán planteadas por miembros del público o por otros moderadores.

La empresa Gallup es la encargada de seleccionar esta parte de asistentes para que no sean votantes comprometidos con uno u otro candidato.

El debate definitivo, el tercero, recuperará el enfrentamiento en seis bloques con intervenciones de 15 minutos y se celebrará el 19 de octubre en la Universidad de Nevada en Las Vegas.

En este caso, el moderador será el periodista Chris Wallace, presentador de noticias de Fox. La comisión de periodistas volverá a decidir los puntos a tratar unos siete días antes.

El público que acude

Es importante también el equipo que acompaña a cada candidato durante los debates. Para el de esta noche está confirmada la asistencia de Chelsea Clinton, la hija de la candidata demócrata, que verá a su madre por primera vez en un debate ya que no participó de los choques durante las primarias demócratas, recuerda ABC.

Otra de las caras conocidas en el lado de Clinton será Mark Cuban. El dueño de los Mavericks de Dallas anunció su apoyo a la candidata demócrata y se ha implicado tanto en la campaña que se ofreció incluso para ser el contrincante de Clinton haciendo de Trump en los ensayos previos, aunque el Trump ficticio acabó siendo su asesor durante más de diez años, Philippe Reines, elegido por ser capaz de insultar a la cara a la candidata.

La invitación ha sentado fatal a las filas del candidato republicano que incluso amenazó con llevar a Gennifer Flowers, amante de Bill Clinton, y sentarla junto a Cuban. Finalmente la invitación no se ha hecho efectiva.

Los encargados de la retransmisión han explicado que no se va a enfocar a los rostros más conocidos que se sentarán entre los 1.000 espectadores de cada debate para evitar sesgos.

En el primer y tercer encuentro, esos asientos se repartirán entre invitados de las universidades que lo acogen, invitados de ambas campañas electorales y patrocinadores, medios de comunicación, etc.

En el segundo debate, el público será diferente: habrá entre 24 y 100 personas que son las que podrían plantear cuestiones a los candidato y que los elegirá Gallup.

¿Cómo preparan el debate Trump y Clinton?

Mientras Hillary Clinton ha liberado su agenda en los cuatro días previos para llegar lista a la cita, Donald Trump sólo ha necesitado el fin de semana.

De la campaña de la demócrata se ha filtrado que Hillary está ensayando con debates simulados y revisando los puntos fuertes de Trump durante sus choques en las primarias republicanas, con Reines haciendo las veces de Trump.

La preparación para Trump no ha sido tan exhaustiva, según la cadena ABC News, y se ha filtrado que no ha echado mano de simulacros de debates y eso que su equipo le dio una tableta cargada de archivos de anteriores debates de Clinton.

Audiencia 'histórica'

Las televisiones se preparan para un debate con una audiencia récord. El choque entre dos presidenciables en EEUU más seguido por televisión hasta ahora fue el que enfrentó a Ronald Reagan y Jimmy Carter en 1980, que registró 80 millones de televidentes.

Para el de esta noche, las televisiones calculan que hasta 100 millones de espectadores seguirán el encuentro Clinton-Trump sólo en EEUU.