Colombia

Colombia busca dejar atrás 52 años de guerra en 297 páginas

El acuerdo de paz recoge las transformaciones que el país necesita para superar las causas del conflicto y uno adicional referente al mecanismo para refrendar lo pactado.

El presidente Santos agradece a sus antecesores los esfuerzos por lograr la paz.

El presidente Santos agradece a sus antecesores los esfuerzos por lograr la paz. Efe

  1. Colombia
  2. Juan Manuel Santos
  3. Juan Carlos I
  4. Michelle Bachelet
  5. Acuerdos de paz
  6. FARC Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia

Después de 52 años de conflicto armado que ha dejado en Colombia 220.000 muertos, por fin llega el deseado día en el que el país caribeño va a firmar el acuerdo de paz. Este es el resultado de cuatro años de arduas negociaciones entre el gobierno y la guerrilla de las FARC, que comenzaron el 19 de noviembre de 2012 en La Habana y concluyeron el pasado 24 de agosto con un acuerdo de 297 páginas que recoge las transformaciones que el país necesita para superar las causas del conflicto y uno adicional referente al mecanismo para refrendar lo pactado. El presidente Juan Manuel Santos ha convocado un referéndum el próximo domingo, 2 de octubre, para que los colombianos avalen o no este proceso de paz.

Los 5 puntos más importantes de acuerdo

Política de Desarrollo Agrario Integral

Este punto, el primero de la agenda, fue acordado el 26 de mayo de 2013. Incluye aspectos como el acceso y uso de la tierra, en el que destaca la creación de un fondo de tierras para campesinos desposeídos y un plan masivo de formalización de la propiedad.Además, prevé la implementación de planes nacionales rurales, con acciones para proveer bienes y servicios públicos en materia de infraestructura y adecuación de tierras, desarrollo social, estímulos a la productividad y programas de desarrollo con enfoque territorial.

Participación Política

Este acuerdo, que se anunció el 6 de noviembre de 2013, busca una apertura democrática con la participación de nuevas voces y proyectos políticos al facilitar la creación de partidos y fortalecer los mecanismos para promover la transparencia en los procesos electorales y la participación en estos.

También incluye garantías para la oposición política, una mayor participación ciudadana y la ruptura del vínculo entre política y armas que permitirá que las Fuerzas Armadas Reolucionarias de Colombia (FARC) se conviertan en un movimiento político.

En su Décima Conferencia Nacional, que concluyó el pasado viernes en una zona remota de los Llanos del Yarí, en el sur del país, las FARC dieron el primer paso en este sentido al aprobar el fin de su lucha armada para convertirse en un partido político, proceso que deben concretar en mayo de 2017.

Solución al problema de las drogas ilícitas

Anunciado el 16 de mayo de 2014, se abordó en tercer lugar en las conversaciones para encontrar una solución al problema de los cultivos ilícitos desde un enfoque de desarrollo rural.

Estipula, entre otros, la creación del programa nacional integral de sustitución y desarrollo alternativo que tendrá un capítulo especial dentro del acuerdo de reforma rural integral.

Asimismo establece que la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico sea parte de una estrategia integral para desarticular las redes de este delito, el fortalecimiento de la lucha contra el lavado de activos y plantea nuevas acciones contra la corrupción asociada al narcotráfico. De igual forma asume el consumo de drogas con un enfoque de salud pública y de derechos humanos.

Acuerdo sobre las víctimas

Este punto, que se selló el 15 de diciembre de 2015, fue el más espinoso y el más largo de todo el proceso porque incluye el apartado de justicia transicional, sobre el cual se llegó a un acuerdo el 23 de septiembre del año pasado.

Contempla la creación de un sistema integral conformado por mecanismos judiciales y extrajudiciales que se implementarán para garantizar los derechos de las víctimas con verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición

Uno de los aspectos clave es la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, un órgano temporal y de carácter extrajudicial.

Prevé además la unidad para la búsqueda de personas dadas como desaparecidas "por ocasión del conflicto armado", medidas de reparación integral para la construcción de paz y la Jurisdicción Especial para la Paz, que juzgará los delitos de lesa humanidad y graves crímenes de guerra.

Acuerdo sobre cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y dejación de las armas, garantías de seguridad y refrendación

Considerado el punto que allana el camino hacia la firma definitiva de la paz, el "Fin del conflicto" se dio por concluido el pasado 23 de junio.

Este punto trazó las líneas de acción en asuntos relevantes como el fin de la guerra, el cese de hostilidades y la dejación de las armas por parte de las FARC con supervisión de la ONU y la comunidad internacional.

Con base en lo pactado, el pasado 29 de agosto comenzó un alto el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo entre el Gobierno y las FARC.

El martes próximo, un día después de la firma de la paz, comenzará la cuenta atrás del plazo de 180 días para que las FARC dejen las armas bajo supervisión de una misión internacional dirigida por la ONU, y empezarán a reunirse en zonas previamente acordadas para su desmovilización definitiva.

Junto con el anuncio del punto de "Fin del conflicto" el Gobierno y las FARC dijeron haber llegado a un acuerdo sobre el mecanismo de refrendación, que será un plebiscito que se celebrará el próximo 2 de octubre con carácter vinculante, en el cual los colombianos podrán votar "sí" o "no" a lo pactado.

El Rey Juan Carlos representa a España

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha anunciado que el Rey Juan Carlos representará a España en la firma del acuerdo de paz. El jefe de la diplomacia española en funciones, José Manuel García-Margallo, acompañará al rey emérito en este viaje.

También asistirán a la cita histórica el Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, además del presidente de Cuba, Raúl Castro, no solo por su condición de anfitrión de los diálogos sino también por ser junto con Noruega uno de los países garantes. Otra personalidad importante será la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, que junto con Venezuela asistieron como acompañantes de las negociaciones del proceso de paz.