Carolina del Norte

Un herido grave en la segunda noche de revueltas raciales en Charlotte

El hombre fue herido de bala "por fuego civil", según el ayuntamiento. El gobernador ha declarado el estado de emergencia en la ciudad.

Dos mujeres protestan ante el cordón policial en Charlotte.

Dos mujeres protestan ante el cordón policial en Charlotte. Reuters

  1. Carolina del Norte
  2. Racismo
  3. Abusos policiales

La muerte el pasado martes de Keith Scott, un hombre negro de 43 años, en Charlotte, Carolina del Norte, continúa provocando las protestas de la población afroamericana en esa ciudad.

En la segunda noche de revueltas, un hombre ha resultado herido grave por un disparo. Su situación es tan crítica que las autoridades lo dieron por muerto durante una hora. 

El Alcaldía de Charlotte ha insistido en que se trata de fuego de "civil a civil" ya que la policía que estaba en la protesta no disparó contra los manifestantes.

Una mancha de sangre durante las protestas de Charlotte.

Una mancha de sangre durante las protestas de Charlotte. Reuters

Además, hay siete heridos más de diversa consideración, cuatro de ellos agentes.

El gobernador de Carolina del Norte ha declarado el estado de emergencia en la ciudad y ordenó el despliegue de la Guardia Nacional y la Policía de tráfico para ayudar a los agentes locales.

Hay numerosos detenidos y muchos destrozos en las calles por las que ha discurrido la protesta, en escaparates, coches y mobiliario urbano.

Mientras, la Policía sigue insistiendo en que Scott iba armado. Lo que aún no ha aclarado es si levantó el arma. Por su parte, la familia niega esa posibilidad e insiste en que se trataba de un padre de familia que iba a recoger a su hijo.