Golpe de Estado en Turquía

Erdogan construirá 174 cárceles por la purga tras el fallido golpe de Estado

Los reos se hacinan en polideportivos, dependencias policiales y hasta establos, según ha denunciado Amnistía Internacional (AI).

Erdogan, en un momento de su intervención.

Erdogan, en un momento de su intervención.

  1. Golpe de Estado en Turquía
  2. Turquía
  3. Ankara
  4. Fethullah Gülen
  5. Cárceles
  6. Recep Tayyip Erdogan

El clima político en Turquía vive una incertidumbre permanente tras el fallido golpe de Estado del pasado 15 de julio. Las consecuencias de la asonada se fueron sucediendo a lo largo de los días y al gobierno de Erdogan no le tembló la mano para hacer purgas en el ejército, despedir a funcionarios del sector judicial y educativo, además de cerrar numerosos medios de comunicación coartando así la libertad de expresión.

La última noticia es que el país otomano planea construir 174 centros penitenciarios en los próximos cinco años ante "el aumento inesperado del número de encarcelados", según anunció este jueves el ministerio turco de Justicia en un comunicado.

Según informa el diario Hürriyet Daily News, la capacidad de las cárceles turcas está sobrepasada por las decenas de miles de personas detenidas bajo sospecha de estar vinculadas a las redes del predicador islamista Fethullah Gülen, acusado por Ankara de estar detrás del frustrado golpe militar.

Los centros penitenciarios planificados tendrían en conjunto una capacidad para más de 100.000 reos.

Presos hacinados

Ya el 17 de agosto, el gobierno turco allanó la vía, mediante un decreto al amparo del estado de emergencia, para dar la libertad condicional a 38.000 presos con el fin de hacer espacio a los más de 23.000 detenidos en la purga que efectúa sobre todo en las instituciones estatales.

En muchos casos "se ha metido a seis o nueve detenidos en celdas de diez metros cuadrados, pensadas para un preso", aseguró entonces un abogado de los acusados, Efkan Albayrak.

Otros muchos se hacinan en polideportivos, dependencias policiales y hasta establos, según ha denunciado la organización Amnistía Internacional (AI).

Antes de la gran ola de detenciones, el opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP, socialdemócrata) ya había denunciado la saturación de las prisiones turcas y el enorme incremento de la población carcelaria.

Desde el año 2000, cuando había 49.500 presos, la población carcelaria había subido hasta los 179.600 censados en enero pasado, mientras que la población de Turquía sólo ha crecido un 24% en el mismo periodo, según han declarado a Efe diputados del CHP.