Sigue el cierre de medios

La policía turca detiene a 17 periodistas, entre ellos un español

El caricaturista Dogan Güzel tiene nacionalidad española y está empadronado en Sevilla, adonde se trasladó a inicios de siglo por la presión judicial que sufría en Turquía.

Portada de 'Özgur Gündem' de este martes anunciando el cierre del medio.

Portada de 'Özgur Gündem' de este martes anunciando el cierre del medio. Twitter

  1. Turquía
  2. Detenciones
  3. Periodistas

Las fuerzas de seguridad turcas han detenido durante la jornada de este martes a 17 periodistas, entre ellos se encuentra un caricaturista con nacionalidad española, en una redada contra el diario Özgür Gündem. Este medio ha sido clausurado al acusársele de llevar a cabo propaganda a favor del grupo armado kurdo PKK, según han informado a Efe fuentes del diario.

La Policía entró en la redacción del periódico, situada cerca de la plaza Taksim, en el centro de Estambul, horas después de decretarse su cierre y confiscó numerosos ordenadores, en lo que redactores describieron en Twitter como "un saqueo".

Según el diario Cumhuriyet, la lista de detenidos, de los que algunos fueron esposados, abarca a al menos 17 periodistas, entre ellos el caricaturista Dogan Güzel. Este último ha vivido más de diez años en España y actualmente está empadronado en Sevilla, adonde se trasladó a inicios de este siglo por la presión judicial que sufría en Turquía. La embajada de España ha confirmado a Efe que está dando pasos para contactar con el dibujante detenido.

El dibujante pasó 10 meses en prisión en 1998 por 'difamación del Estado y de las Fuerzas Armadas', y recibió en 1999 el Premio al Valor de la asociación estadounidense Cartoonist Rights.

El diario "Özgür Gündem", fundado en 1992, ha sido prohibido numerosas veces en las últimas décadas por su cobertura del conflicto kurdo y, a partir de 2011, ha vuelto a publicarse con su nombre original.

Es uno de los diarios nacionales de menor difusión de Turquía, con una tirada de 6.700 ejemplares, pero la presión judicial a la que ha estado sometido ha suscitado numerosas protestas por parte de defensores de los derechos humanos.