Amenaza terrorista

El asesino de Normandía lo anunció: "Coges un cuchillo, vas a una iglesia y haces una carnicería"

El joven de 19 años compartía sus ideas a través de Telegram en un grupo restringido a unos 200 contactos. En él difundía grabaciones con comentarios homófobos y misóginos.

El terrorista, en una imagen de 2011.

El terrorista, en una imagen de 2011.

  1. Amenaza terrorista
  2. Yihadismo
  3. Estado Islámico
  4. Policía francesa

"Coges un cuchillo, vas a una iglesia y haces una carnicería. ¡Bim! Cortas dos o tres cabezas y está bien. Se acabó", así hablaba antes de su crimen Adel Kermiche, el joven de 19 años que, junto a un cómplice, degollaba el pasado martes al padre Jaques Hamel, párroco auxiliar de 86 años en una Iglesia de Normandía.

Según el dominical francés L'Express, que ha tenido acceso a varios audios que el terrorista compartía en un grupo de Telegram restringido a unos 200 contactos, Kermiche aseguró una semana antes de ser abatido por la policía francesa que "algunos hermanos se sentirán ridiculizados de su islamismo de sofá cuando les demuestre lo que es un verdadero yihadista".

Ya estaba en marcha su plan, un plan que había comenzado a fraguarse tiempo atrás, en 2015, cuando intentó llegar, sin éxito, a Siria. Interceptado dos veces en la frontera fue enviado a la cárcel francesa de Fleury Mérogis. Allí contaba que conoció al que sería su "guía espiritual", un líder religioso retenido en aquella prisión, según explica el dominical francés gracias a lo recogido en los mensajes de Kermiche, aunque no ha trascendido la identidad de dicho "guía".

Es este mentor quien llena de ideas la cabeza radicalizada del joven, quien se da cuenta de que no es necesario llegar a Siria, de que "es mejor atacar aquí", asegura a sus contactos, ante los que presume de que muchas de las ideas de su "guía" ya han sido puestas en práctica en atentados como el de la sala Bataclán en París o el de la playa de Sousse en Túnez.

Ade Kermiche, con atuendo de terrorista.

Ade Kermiche, con atuendo de terrorista.

Tras compartir varios 'selfies' vestido como un terrorista del Estado Islámico ante un espejo de cuerpo completo, Adel Kermiche tontea con la idea de "crear un grupo en Rouen", propone "unir a los hermanos" de su ciudad, y de los alrededores.

Al menos reclutó a uno, con quien entró la mañana del martes en la iglesia situada en Saint-Etienne-du-Rouvray, en la región de la Alta Normandía, cerca de Rouen. Se jactaba de lo fácil que era "encontrar armas en cualquier barrio", pero lo único que llevaban consigo para acometer su personal "carnicería" eran varios cuchillos. Suficiente para cortar "dos o tres cabezas".

"Os avisaré antes de hacerlo. Tres o cuatro minutos antes y cuando la cosa llegue, será necesario compartirlo en directo", escribió a sus contactos dos días antes del atentado. Ya estaba preparado. Su acompañante y él ya habían enviado una grabación en la que juraban lealtad al Estado Islámico.

El martes, al entrar en la iglesia en su particular día D normando, a las 8:30 de la mañana, armado de cuchillos, sacaba su teléfono para escribir en Telegram: "Compartir lo que sigue", anunció.

Se conectó por última vez a las 9:46, sólo unos minutos después de entrar en la Iglesia, pero no publicó nada. La Policía segura que las balas de la Brigada de Investigación e Intervención de Rouen impidieron que lo hiciera.