Estados Unidos

Tres policías muertos en una 'emboscada' en Baton Rouge, Luisiana

Las autoridades piensan que se trataba de un solo tirador, que fue derribado y que ha sido identificado como el exmarine afroamericano Gavin Long.

  1. Estados Unidos
  2. Tiroteos
  3. La Luisiana
  4. Baton Rouge
  5. Racismo
  6. Violencia policial

Las fuerzas del orden de Estados Unidos sufrieron otro día negro el domingo después de que tres agentes perdieran la vida y otros tres resultaran heridos en lo que las autoridades han calificado como una emboscada en la convulsa Baton Rouge (Luisiana).

Los agentes acudieron a un área próxima a la intersección de Airline Highway con Old Hammond Highway en respuesta a una llamada que alertaba de una “persona sospechosa que caminaba con un rifle de asalto”. Al llegar, se desencadenó el tiroteo. “No hubo palabras, sólo disparos”, afirmó el portavoz de la Policía local L.J. McKneely.

Un tirador, identificado como el exmarine afroamericano Gavin Long, de 29 años, perdió la vida al intercambiar disparos con las fuerzas del orden. Aunque inicialmente las autoridades afirmaron que dos sospechosos podían haberse dado a la fuga, en la primera rueda de prensa tras el episodio un portavoz de la Policía estatal afirmó que "creemos la persona que disparó a los agentes fue la que fue abatida". "No hay un escenario de tiroteo activo" en la ciudad, subrayó.

Los motivos del tirador para arremeter el domingo contra las fuerzas del orden no están claros todavía. Sin embargo, una página web que el New York Times ha relacionado con Gavin Long incluye un vídeo que pide responder a la violencia policial contra las minorías con más violencia.

Una testigo entrevistada por BBC aseveró que un sospechoso parecía llevar una máscara negra y ropa militar, una descripción que las autoridades también divulgaron. "Si visten ropa de faena, si van completamente de negro, si llevan una máscara (...) llámenos", afirmó McKneely, de la Policía de Baton Rouge. En la rueda de prensa, las autoridades confirmaron que el tirador vestía de negro.

Para el gobernador del estado, John Bel Edwards, los hechos de este domingo representan un “atroz e injustificado ataque contra todos nosotros”. “Pido a los habitantes de Luisiana que se unan a Donna [su esposa] y a mí en nuestras plegarias por los agentes afectados y sus familias”, escribió en Twitter. En rueda de prensa, Edwards habló de la necesidad de "reconciliarse como nación" y volvió a condenar los hechos.

El incidente se produce una semana después de la muerte de cinco agentes en Dallas (Texas) a manos de un francotirador "enfadado con los blancos" y de que varios ciudadanos negros perdieran la vida tras toparse con la Policía, lo que ha avivado la tensión entre las fuerzas del orden y las minorías.

En los días previos a la tragedia de Dallas, al menos dos afroamericanos fallecieron en sendos encontronazos con la Policía. Esto despertó una oleada de protestas contra la violencia racista en la nación y, especialmente, en Baton Rouge, ya que una de estas muertes ocurrió en la propia capital de Luisiana. La imagen de una joven de la ciudad plantada inmóvil frente a los policías que intentaban disolver una protesta ha dado la vuelta al mundo.

Las manifestaciones piden justicia para Alton Sterling, de 37 años y padre de cinco hijos, quien murió tras ser disparado por la Policía ante una tienda de productos de primera necesidad. Su funeral tuvo lugar este fin de semana. Cientos de personas acudieron para despedirse de Sterling, de cuerpo presente, y criticar lo que entienden como acciones discriminatorias de las fuerzas de seguridad. "No estamos en contra de la Policía; estamos en contra de lo que está mal", afirmó el reverendo y activista por la igualdad racial Al Sharpton.

Varias personas fueron detenidas esta semana en relación a una supuesta trama para matar a agentes de policía de Baton Rouge en medio de la creciente tensión que experimenta el país.

“Puede que aún no sepamos los motivos detrás de este ataque, pero permítanme ser claro: no existe justificación para la violencia contra las fuerzas del orden. Ninguna”, sentenció el presidente, Barack Obama, al poco de confirmarse la muerte de los tres agentes, dos de los cuales pertenecían a la Policía de Baton Rouge y uno a la Oficina del Sheriff.

UN POLICÍA MUERTO EN MILWAUKEE

Otro agente cayó en Milwaukee (Wisconsin) después de que un sospechoso de violencia doméstica abriera fuego contra él.

El agente aguardaba en el coche mientras sus compañeros investigaban una denuncia de violencia doméstica cuando el sospechoso, un joven de 20 años con antecedentes, le disparó.

Las autoridades encontraron en las proximidades de la escena del crimen el cuerpo sin vida del tirador en lo que parecía un suicidio, informó ABC News.

"Éste es apenas otro ejemplo de los riesgos que nuestros agentes corren cada día para proteger a estos ciudadanos", afirmó un portavoz de la Policía local.