Atentado en Niza

"Ruidosos y no problemáticos": los vecinos definen a dos de los detenidos en Niza tras la masacre

"¡Aquí no hay terroristas!", grita el barrio donde han sido capturadas dos personas por su presunta vinculación con el atentado. En total hay cinco detenidos.

Uno de los detenidos en Niza, en la mañana de este sábado.

Uno de los detenidos en Niza, en la mañana de este sábado. Reuters

  1. Atentado en Niza
  2. Niza
  3. Atentados terroristas
  4. Francia

Niza se mantiene en vilo, en una tensa calma en la que se intenta esclarecer quién está detrás de la masacre del Paseo de los Ingleses. La Policía centra sus esfuerzos en buscar vínculos entre el autor, Mohamed Lahouaiej, con alguna organización terrorista -el Estado Islámico la ha reivindicado en un medio afín-. Saber si actuó en solitario o con el apoyo de una célula es una de las incógnitas. Cinco personas han sido detenidas; dos de ellas en el número 7 de la Rue Miollis. 

Levi vive en esta misma calle. “Una veintena de policías ha llegado a las seis de la mañana”, explica con cierto nerviosismo. “Han entrado en el edificio y, al cabo de un rato, han sacado a dos hombres cubiertos con capuchas y las manos esposadas -añade-. Uno de ellos tenía unos 35 años y enseguida lo metieron en el coche. Se le veía tranquilo”.

De acuerdo a informaciones de la radio Europe 1, agentes policiales de operaciones especiales, así como del departamento judicial, registraron la vivienda y detuvieron a dos sospechosos que mantenían cierto contacto con Mohamed Lahouaiej.

Los inquilinos del edificio donde se han producido sus detenciones expresan su “asombro”: “Me he despertado con los golpes de la Policía para echar abajo la puerta”, esgrime Fernand Jannoe, de 80 años. Todavía no había amanecido cuando aquello sucedió. El hombre explica “el susto” que sintió y su “sorpresa” cuando se enteró, más tarde, de que el registro tenía que ver con el atentado. “Los detenidos son gente ruidosa y hablan en voz muy alta -explica-. Pero nunca habían dado ningún problema”.

"¡Aquí no hay terroristas!"

Otros vecinos corroboran su tesis. “No eran problemáticos”, esgrime un hombre, que prefiere no dar su nombre “para no meterse en líos”. “Jamás hubiera pensado que podrían tener algo que ver con lo sucedido -añade otro-. Y eso todavía está por confirmar, es la Policía la que lo tiene que decir”.

“¡Aquí no hay terroristas!”, exclaman dos jóvenes que caminan por las inmediaciones. “Sólo un poco de droga”, bromea uno de ellos, imitando el gesto de fumar un cigarro. Dos hombres que viven en la misma calle y que estaban en el Paseo de los Ingleses cuando se produjo el atentado dicen que algo así “sólo puede ser obra de un enfermo”: “No hay que hablar de terroristas, sino de enfermos mentales”.

Un “soldado” del EI

La primera de las personas detenidas -en la mañana del viernes- fue la exmujer del terrorista. Los dos habían roto su relación hacía varios meses y estaban en trámites de separación. Ese mismo día fue detenido otro individuo: medios locales apuntan a un hombre que iba armado con un machete en el centro de Niza. Los otros tres detenidos, en dos operaciones que han tenido lugar a lo largo de esta mañana, están siendo interrogados en dependencias policiales.

El Estado Islámico se ha responsabilizado del atentado a través de la agencia Amaq, próxima a los yihadistas. Según informan, Mohamed Lahouaiej era uno de sus “soldados”, y actuó “en respuesta a los llamamientos de atacar a los ciudadanos de los países que integran la coalición internacional que combate contra el EI”. Por el momento, el balance de víctimas apunta a 84 fallecidos y a medio centenar entre la vida y la muerte.

Esta información, no obstante, no aclara la relación que el terrorista de Niza mantenía con la organización. Las autoridades tratan de averiguar si actuó con el apoyo de una célula o si lo hizo en solitario. Lahouaiej, a diferencia de lo habitual en otros atentados del Estado Islámico, no dejó ningún mensaje o testamento en el que explicase los motivos del ataque.